Project Management

¿Cuál es el proceso para la implementación del método Scrum?

Tal como hemos descrito en otros post, la metodología Scrum se basa en la división del trabajo en iteraciones o bloques temporales cortos o fijos. La elección de las iteraciones no se realiza al azar, sino que cada una de ellas debe cumplir un objetivo y estar dotada de una serie de actividades específicas.

Esto quiere decir que Scrum, en vez de proponer un modelo de trabajo en cascada en el que los resultados sólo se conocen al final, realiza entregas parciales del producto con la intervención permanente de los clientes o destinatarios. Se puede aplicar a cualquier proyecto, independientemente de sus características, pero es mucho más útil en casos en que la calidad no es la esperada, los costes se disparan, las entregas se alargan más de lo previsto o incluso cuando la moral de los equipos de trabajo es baja y asimismo su rendimiento.  

Pasos básicos para la implementación de Scrum

De todo esto hemos oído hablar cuando se trata de definir la metodología Scrum. Sin embargo, pocas veces reparamos en el proceso necesario para su implementación, uno de los elementos claves para la eficacia de este modelo de gestión. En términos generales, se trata de aplicar tres pasos básicos que toman como punto de partida una lista con objetivos y requisitos, es decir, una especia de plan de proyecto. Veamos en qué consisten dichos pasos:  1) Planificación de las iteraciones: Para definir cuáles serán las iteraciones en las que se divida el trabajo, se coordina un encuentro para determinar dos elementos:

  • Requisitos: cada proyecto es distinto. Las prioridades definen los requisitos, que a su vez dan lugar a las iteraciones. Se sabe que una iteración tiene cabida cuando una serie de acciones apuntan en el mismo sentido pero, a la vez, la suma de ellas no es total sino parcial.
  • Tareas: dividido el trabajo por iteraciones, el siguiente paso consiste en hacer una descripción detallada de las tareas que forman parte de cada una de ellas. Se realizan estimaciones en torno al esfuerzo y la capacidad productiva de los equipos de trabajo y se asignan responsables. 

2) Ejecución de las iteraciones: Consiste en la realización de las acciones previstas en cada etapa. Los miembros de los equipos se reúnen todos los días durante 15 minutos para sincronizar los trabajos. Las reuniones buscan analizar los avances registrados y prever los posibles obstáculos o dificultades que se pueden presentar en cada momento. En esta etapa es muy importante la labor del Scrum Máster, es decir, el responsable o líder. Esta persona se encarga de servir de intermediario entre el cliente y los equipos de trabajo. También le compete la implementación de las soluciones y el cambio o la redefinición de las actividades o plazos.  3) Inspección y adaptación: Estas labores se llevan a cabo el último día de cada iteración. Se realiza una reunión de cierre con los equipos de trabajo y el cliente con dos objetivos:

  • Demostración: los equipos de trabajo enseñan al cliente los resultados de cada iteración y éste, a su vez, hace las valoraciones correspondientes. Si fuera necesario se realiza las adaptaciones pertinentes.
  • Retrospectiva: posteriormente, el equipo y el Scrum Máster analizan lo que ha sido su método de trabajo y realizan aportaciones con el objetivo de mejorar en las próximas iteraciones o en proyectos venideros.

 

cta_project_managament_bofu__1___1454422943_95366

Compartir este blog