Tendencias & Innovación

Sólo hay tres tipos de personas

Dijimos en el post anterior que pasaríamos a la acción. Hecho el diagnóstico tocaba el tratamiento. Para ello pondremos en valor el enorme trabajo realizado con nuestro DAFO Personal®, usándolo de la manera adecuada. Y seguiremos usando técnicas de empresa. En este caso, la matriz de Porter. Michael Porter es conocido como el padre de la estrategia moderna y ha sido identificado en varias clasificaciones y encuestas como el pensador más influyente del mundo en materia de gestión y competitividad. Su aportación es vastísima, resultando de especial interés para nosotros su matriz de estrategia. 

¿Identificas los parámetros de entrada de su análisis? ¡Exacto! Son justamente el resultado del ejercicio que acabas de realizar. Porter propone definir la estrategia a partir de fortalezas, debilidades, oportunidades y amenazas, es decir, ¡a partir del DAFO! Una vez más, utilizaremos una metodología para seguir avanzando hacia nuestro objetivo y, nuevamente, te propongo una traslación al terreno personal.

En el cuadrante donde se cruzan las debilidades con las amenazas, Porter propone a las empresas realizar estrategias de supervivencia o, lo que es lo mismo, un “virgencita, virgencita, que me quede como estoy”. Por ejemplo, si mi empresa prontamente será comprada por una filial alemana y ni conozco el idioma y siempre he sido bastante zoquete para aprenderlos, me encontraré frente a una situación de supervivencia, según Porter. Siendo así, en la mayoría de los casos optaríamos por pasar desapercibidos refugiados en un cómodo y temeroso “mientras que el cambio no me afecta sobreviviré”.

Por el contrario, si encaro una amenaza pero al mismo tiempo poseo una fortaleza para contrarrestarla (casilla donde se cruzan amenazas y fortalezas), el autor nos propone utilizar una estrategia defensiva. Todos tenemos un amigo que, frente a nuestra envidia sana, es capaz de aprender un idioma en 3 meses. Así que este afortunado, en el caso anterior, se preparará para la amenaza y aprovechará sus siguientes vacaciones para ir a estudiar un curso intensivo de alemán en Munich. Una inteligente alternativa.

En la tercera casilla hay una oportunidad pero también me encuentro con una debilidad, es decir, se cruzan oportunidades y debilidades. En esta coyuntura, Porter propone estrategias de reorientación, reinventarnos. Pongámonos en el caso de que soy la quinta generación de una familia que se ha dedicado a la industria del metal. Además, me he ganado muy bien la vida hasta ahora en este sector fabricando señales de tráfico. Como todo en la vida, las señalizaciones también cambian y en el ecuador de mi vida profesional aparece el concepto de velocidad variable. Como resultado, se deberá sustituir la señalización antigua fabricada con chapa por una electrónica reforzada con LEDs. En un principio puedo pensar que tengo un gran problema, puesto que sólo fabrico chapa, pero al mismo tiempo también tomo conciencia de que se me abre una gran oportunidad ya que se deberá cambiar la señalización de todo el país. Decido reorientarme, vender todas las máquinas de chapa y comprar maquinaria para la fabricación de señalización electrónica. Dependiendo de cómo lo mires, en cualquier final puedes encontrar una oportunidad. Todo final es un principio.

Por último, en el cuadrante donde se juntan oportunidades y fortalezas, lo que debo hacer es atacar y generar una estrategia ofensiva. En el caso de la velocidad variable mi fortaleza es que soy el mayor fabricador de señalización electrónica de España, así que ofensivamente visitaré todos los ayuntamientos del país para ofrecerles la instalación de la nueva señalización.

Guiándonos por la matriz de Porter hemos generado 4 estrategias que nos marcan planes de acción diferentes según la naturaleza de cada situación. Considero que esta herramienta te puede servir como una muy buena guía pues, sea cual sea tu situación de partida y tu objetivo a alcanzar, puedes encontrarte en la matriz y diseñar la mejor estrategia para enfrentarla con éxito.

Escrito por Lluis Soldevila 

Compartir este blog