Tendencias & Innovación

¿Listos para morder el hielo?

Antes de empezar a hablar sobre morder el hielo, como comenté que haríamos este verano, hoy hablaré de un ejemplo concreto. Los seguidores del blog, sabrán que me gusta hablar de vez en cuando de empresas o personas con la que coincido, ya sea porque he trabajado para ellos o simplemente porque conozco su caso.

Hoy me apetece hablaros de Ángel, propietario de un pequeño centro de fitness, apasionado en su trabajo en el que día a día intenta dar lo mejor de si,  y que ha sufrido la dureza de la crisis, los low cost, y de la subida del IVA del 8% al 21%. Todo ello hizo que empezara a dudar de la viabilidad de su proyecto y pensó incluso en tirar la toalla y buscar trabajo en su ámbito o en cualquier otro.

Hace un año desorientado y ya sin saber que hacer para mejorar su situación, vino a verme a mi despacho para pedirme consejo. Estudiamos su caso e hicimos su DAFO Personal. Él de entrada mostraba mucho miedo a mis ideas y a los cambios que debía hacer para mejorar, normal todos tenemos miedo a los cambios, a salir de nuestra zona de confort, a arriesgarnos.

Finalmente Ángel le dio vueltas y más vueltas, empezó a asimilar los cambios y decisiones que debería tomar y en Julio de 2015 hizo una reunión con todos sus clientes. En ésta se sinceró con ellos y les dijo, todo lo que hemos comentado al principio más que encima intentando competir con los Low Cost añadió el error de bajar cuotas, y todo eso le estaba ahorcando y ya no podía más. La única solución era de entrada, volver a fijar las cuotas que ya tenía en 2013-2014 y que le permitirían seguir adelante y plantearse invertir en unos meses. Hecha esta reunión y con el miedo en el cuerpo se dio cuenta que 4-6 meses más tarde sólo había perdido 2 clientes y que poco a poco iba remontando el número de nuevos socios.

Estábamos en las puertas de la segunda fase del cambio que yo le propuse: "Debes especializarte en las técnicas que más dominas y que más dependan de tu trabajo para poder dar un plus de calidad a tus clientes, debes convertirte en tu marca personal, la gente viene por ti y debes aprovechar esto para posicionarte en el mercado y diferenciarte del resto".

En estos momentos está en el arduo trabajo de convertir estas ideas en realidad, ilusionado. Va a cambiar parte de su sistema de trabajo para ser más eficiente, para que sus clientes perciban que están en un centro en el que la calidad es su razón de ser. Va a cambiar parte de su material demostrando que con el cambio de la cuota si que es posible poder invertir, dar mejor servicio, trabajar con el mejor equipamiento y estar a la vanguardia con respecto a otros centros. Y lo que es más importante, trabajar motivado y seguro de si mismo, cosa que se proyecta directamente al cliente.

Ángel ha pasado a la acción, ha eliminado las excusas de su diccionario, sabe en qué es fuerte y tiene una actitud inmejorable. Cuando no la tiene, la crea. Ángel está encantado de haber mordido el hielo. Y si no os lo creéis, fijaros en su mirada: http://www.gimnaslinies.com/es/ ¿Listos para morder el hielo?

Escrito por Lluis Soldevila

Compartir este blog