Tendencias & Innovación

La SIM física ha llegado a su fin

La eSIM (cuando esté preparada para comercializarse) será una tarjeta SIM electrónica que no requerirá la inserción de una SIM física en nuestros teléfonos móviles, Tablets, ordenadores portátiles o en cualquier otro dispositivo móvil con conectividad a las redes de telefonía. Esto permitirá a los fabricantes de dispositivos disponer de más espacio en el interior, aunque en principio la ganancia en este aspecto no será muy grande (la propia eSIM ocupará algo de espacio).

La ventaja más evidente de la eSIM (para los usuarios) es que se agilizará y probablemente simplificará el proceso de cambio de una operadora a otra, e incluso podría ayudar en el cambio del plan de datos dentro de una misma operadora. Sin embargo, para lograr que sea una realidad debe superar un reto clave: sus especificaciones deben ser aceptadas por las operadoras, los fabricantes de Smartphones y las empresas que actualmente están fabricando las tarjetas SIM físicas.

¿Quién trabaja en estas especificaciones? Un grupo de trabajo, constituido por fabricantes de teléfonos móviles y por varios fabricantes de tarjetas SIM. Es muy importante que se logre el acuerdo porque la eSIM aspira a ser un estándar que garantice la interoperabilidad con independencia de la operadora, del fabricante del móvil y del propietario de la propia SIM electrónica, y se plantea como el formato universalmente utilizado en el futuro en los dispositivos móviles con conexión a las redes de telefonía.

Pero no todo son ventajas:

  • Los trámites que deberemos realizar al transferir nuestra eSIM de un Smartphone a otro pueden ser mucho más largos, ya que no será tan sencillo como con las SIMs actuales (que consiste en extraer nuestra SIM de un móvil e introducirla en otro).
  • No está claro si se podrá administrar varias eSIM desde un único terminal para los usuarios que necesitan tener acceso a más de un número de teléfono.
  • La implantación en las operadoras no tiene por qué ser al mismo tiempo y podría suceder que lleguen al mercado Smartphones con eSIM que no puedan ser utilizados por algunas de ellas.
  • No está nada claro el impacto que la eSIM puede tener en la seguridad de los datos de los usuarios y con el uso del roaming.

¿Y cómo será la implantación de estas nuevas eSIM? Según algunos expertos el despliegue de las nuevas eSIM será en dos fases:

  • La primera afectará a los “wearables”, es decir, a aquellos dispositivos que, como los relojes inteligentes, se conectan a nuestro teléfono móvil.
  • La segunda hará posible que las eSIM se incorporen también a los Smartphones.

Y, si queréis probarla, el nuevo Samsung Galaxy Gear S2 será el primer dispositivo con eSIM.

Espero que os haya parecido interesante. Nos vemos en próximos posts.

Escrito por Oscar Quero

 

Compartir este blog