Logística de aprovisionamiento: por qué el cross docking no conviene a tu negocio

logistica de aprovisionamiento

El cross docking es una de las estrategias de logística de aprovisionamiento que más aumentan la eficiencia de la cadena de suministro. Esta promesa ha hecho que muchas compañías opten por este enfoque, que deja de lado el warehousing tradicional, apoyándose en una gestión más ágil y flexible, que fomenta el ajuste.

La logística de aprovisionamiento así planteada hace a la empresa más competitiva, al reducir costes, mejorar los niveles de servicio y contribuir a llevar los productos al mercado más rápido. Pero esta estrategia tiene algunos inconvenientes.

 

Logística de aprovisionamiento: cuándo conviene ir sobre seguro

Para determinar qué planteamiento de logística de aprovisionamiento es el que más conviene al negocio hay que evaluar la viabilidad de opciones como el cross-docking. Pese a que optar por esta estrategia puede implicar grandes ventajas, también hay que saber que no es una posibilidad para organizaciones en las que:

 

  • El producto a manipular sea frágil, y el manejo de carga pueda causar daños en la mercancía.
  • Los socios no dispongan de las capacidades de almacenamiento suficientes.
  • Sea necesario realizar manipulaciones de carga adicionales, algo que podría provocar daños en los bienes o causar atascos en el sistema.
  • En la compañía no se cuente con los perfiles adecuados para hacerse cargo de la planificación a este nivel de complejidad.
  • No se disponga de las herramientas tecnológicas que permitan asegurar una buena coordinación entre los distintos componentes que, en ocasiones, deberá darse en condiciones de tiempo real.
  • No se tenga capacidad para asumir el esfuerzo que la implementación de un sistema de este tipo requiere.
  • No se cuente con una flota de transportadores adecuada.

 

La logística de aprovisionamiento basada en el cross docking suele requerir de un alto volumen para ser rentable, ya que, a mayor cantidad de productos en movimiento, menores costes de transporte y de operación.

Además, el tipo de mercancía de que se trate ha de tenerse muy en cuenta al tomar una decisión como la de apostar por este modelo, porque, ¿qué pasa con los productos perecederos? ¿Se puede asegurar que se mantienen las condiciones de temperatura controlada en todo momento? ¿Las mercancías se moverán por pallet, por caja o por producto? ¿Está garantizada la seguridad de los bienes de alto valor?

Podría decirse que casi cualquier tipo de producto puede ser abastecido y distribuido conforme a esta estrategia, aunque, debido a la precisión, el control y la sincronización que necesitan las operaciones, el optar por esta alternativa termina quedando reservado a empresas con mucho tráfico de mercancía, con una demanda estable, dedicadas a comercializar productos perecederos y sensibles al paso del tiempo y para las que la excelencia en el servicio es un aspecto prioritario.

El cross-docking tiene más sentido cuando cualquier otra estrategia logística de aprovisionamiento terminaría comprometiendo la vida útil de los bienes, se necesite un método de distribución capaz de reducir los tiempos de ciclo para satisfacer las necesidades del cliente, haga falta concentrar la red de transporte y se haya planteado como objetivo conseguir un aumento de la eficiencia.

 

Compartir este blog