Noticias

El 39% de los trabajadores se mantiene conectado al trabajo por iniciativa propia durante las vacaciones

Hoy (lunes, 03 de agosto de 2015), OBS Business School presenta el estudio Desconectar del trabajo en vacaciones en el entorno del Management, un análisis sobre los orígenes de la necesidad de estar siempre conectados, la situación actual y la propuesta de algunas medidas que se podrían aplicar para revertir una situación.

Según Lluís Soldevila, autor del informe y profesor del Máster en Business Intelligence de OBS Business School, “La desconexión durante las vacaciones es algo que aún requiere trabajo”. Y es que, según el autor, desconectar en vacaciones requiere una planificación como cualquier otra tarea en el día a día de la empresa.

EL FOCO DEL PROBLEMA

Según el estudio de OBS Business School, a medida que la tecnología ha cambiado, ha disminuido la forma en la que las vacaciones se disfrutan. Desconectar es poco frecuente, y el trabajador tiende a estar siempre a punto para cualquier problema que pueda surgir, sin importar la hora ni el lugar. Según estudios relacionados, el 39% de los trabajadores se mantiene conectado al trabajo por iniciativa propia durante las vacaciones, y el 49% de los directivos esperan que sus equipos estén disponibles en cualquier momento en sus vacaciones. Además, un 38% de los encuestados dice sentirse presionado para responder las llamadas de trabajo durante vacaciones. A esto se suma la tendencia de no coger todos los días de vacaciones disponibles. Según el informe “Empleados con poder de decisión o ejecutivos de alto rango piensan que tomar varios días de vacaciones fuera del trabajo es imposible”.

Así, los directivos llegan a un límite en que, en caso de tener vacaciones, estas sean un motivo de estrés. Por esto, 4 de cada 10 trabajadores miran el correo por lo menos durante una vez al día durante sus vacaciones

CÓMO ACTUAR EN EL LUGAR DE TRABAJO

El estudio lanzado por OBS Business School apunta la importancia de planificar proyectos y aprender a delegar, teniendo en cuenta posibles ausencias durante el mismo, de manera que pueda seguir adelante sin verse afectado. Por otra parte, destaca la importancia de saber gestionar el estrés. Para ello, “hacer una lista con las tareas y responsabilidades a atender, lo que podría pasar y cómo atacarlo”. Además, es importante dejar plasmado en un papel qué se entiende por emergencia, definir unos grados, y establecer cómo actuar en cada caso. Finalmente, toda esta gestión tiene que quedar en manos de una persona de confianza, alguien con quien compartir el know-how “pero no en exceso: hacerlo puede ser contraproducente a largo plazo”.

Por otra parte, el informe destaca la importancia por parte del manager de instar a sus equipos a tomarse sus días de vacaciones.

LA DESCONEXIÓN

Para conseguir desconectar, el informe apunta nuevamente la importancia de limitar el uso de la tecnología. “El consultor y coach Scott Edinger recomienda durante una semana de vacaciones estar por lo menos 72 horas consecutivas sin trabajo, sin el correo electrónico y, si se puede, sin pantallas”. Llegados a este punto, según el nivel de adicción que se tenga al trabajo, se establecen baremos con permisividad de conexión: “admite pasar de 30 a 60 minutos al día para cuestiones verdaderamente urgentes”.

RESULTADOS

El estudio habla de los beneficios de los días de vacaciones tanto a nivel productivo como económico:

Se apunta a una mejora de productividad del 8% por cada 10 horas de más que los empleados hacen de vacaciones.

Por otra parte, apunta al dato publicado por la revista Forbes, en que sólo en los Estados Unidos, si los trabajadores utilizaran todas sus vacaciones, la economía se vería beneficiada en más de 160.000 millones de euros en ventas totales, y unos 21.000 millones de euros de ingresos fiscales, lo que crearía 1,2 millones de empleos en industrias.

CÓMO ACTUAR

El autor del estudio ofrece diversos pasos a seguir para conseguir que la desconexión sea completa.

  1. Marcar a inicio de año los períodos de vacaciones que se quieran hacer, preferiblemente cada tres meses y de más de 4 días de duración.
  2. Antes de irse de vacaciones cerrar los temas de la empresa que puedan afectar las vacaciones:
    1. Tener responsables a quien delegar el trabajo
    2. Escoger fechas sin proyectos importantes a cerrar
    3. Marcar claramente qué hacer en cada caso cuando surja una incidencia
    4. Definir qué es una emergencia y cuando se debe contactar con la persona que está de vacaciones
  3. Escoger, si puede ser, un destino que permita estar desconectado.
  4. Marcar el uso que se hará de los aparatos electrónicos: momentos en los que se consultarán y con qué finalidad. Compartirlo con los acompañantes.
  5. Forzarse a seguir las normas que uno se ha marcado aunque parezca difícil.
  6. Marcar unos objetivos para las vacaciones.
  7. Planificar o tener una agenda llena. Evitará tiempos muertos que impliquen poderse conectar al trabajo.
  8. No decaer en caso de fracaso. El siguiente paso es volver a la rutina marcada de desconexión.
  9. En caso de no poder asumir todos los objetivos, antes de caer en casos de ansiedad o estrés marcar metodologías complementarias que permitan acotar perfectamente el tiempo de conexión al trabajo (cada 72h, por ejemplo).

ALGUNAS CONCLUSIONES DEL ESTUDIO

  • Los estudios médicos y del ámbito de la productividad dan mucha importancia a la necesidad y realización de parones de trabajo, llegándose a recomendar hacer hasta una parada cada tres meses.
  • Es interesante ver como la felicidad y el éxito, que muchas veces se asocian al trabajo, van ligados a tareas y acciones muy alejadas del mismo.
  • Una buena desconexión parte de una planificación pensada y ejecutada con la mentalidad de cumplirla.
  • El manager debe tener en cuenta al equipo cuando piensa en vacaciones. Saber entender que los trabajadores necesitan desconectar sin que se sientan presionados beneficiará no sólo al trabajador sino también a la empresa y al mismo manager.
  • La distancia, la relajación y las nuevas experiencias vividas, alejadas del día a día, hacen que se produzcan avances profesionales mientras uno no está forzado a trabajar.
  • Si somos conscientes de esto, podremos ayudarnos a imponernos vacaciones no sólo una vez al año sino más repartidas a lo largo del mismo, para beneficiarnos no sólo de forma inmediata sino a la vez promocionar nuestra carrera laboral.

Compartir este blog