Project Management

Curso Scrum: la fuerza del método en un entorno global

La cercanía, la confianza y la intensidad de la comunicación son las principales fortalezas de la metodología ágil por excelencia. En un curso Scrum puedes aprender la manera de trasladar estos valores y cualidades inherentes a la metodología a un entorno global, para asegurar que se mantiene el núcleo de su valor. 

Curso Scrum: un aprendizaje que elimina fronteras

Pese a que, para muchos, la metodología Scrum es sinónimo de confiar en equipos relativamente pequeños y autónomos, encargados de llevar a cabo funciones transversales y trabajando de forma muy estrecha; la productividad y la calidad de los entregables nada tiene que ver con la localización de los miembros de los equipos. Un curso Scrum facilita el conocimiento acerca de:

  • La tecnología que ayuda a eliminar fronteras.
  • Los métodos para mantener los niveles de comunicación y colaboración necesarios.
  • La manera de desarrollar con el objetivo común de satisfacer las necesidades del cliente, independientemente de la localización de cada uno.

Lo cierto es que, cada vez más, las organizaciones en su búsqueda de la competitividad, seleccionan candidatos para sus equipos de diferentes países. Lo que buscan no es su proximidad a una oficina de proyecto, sino su profesionalidad, preparación y nivel de experiencia. Además, las colaboraciones de red entre empresas continúan proliferando, dibujando un panorama en el que es habitual contar con socios en socios que se hallan incluso en distintos continentes. Aprovechar las ventajas de Scrum en la actualidad es perder el miedo a globalización y el teletrabajo. Pero, para garantizar la eficiencia en los resultados, además de este impulso, es necesario un curso Scrum en el que se expliquen algunas de las características de este tipo de proyectos, como:

  • Es importante enfatizar la comunicación constante entre los miembros del equipo y los representantes de los clientes.
  • Resulta necesario diseñar y seguir un plan documentado.
  • Hay que tener en cuenta que, en la práctica, los clientes no saben con exactitud y de manera exhaustiva lo que quieren.

Los equipos distribuidos deben prestar una especial atención a la comunicación para mantener sus niveles de productividad y poder hacer frente a los contratiempos que puedan aparecer en un proyecto de estas características. Así, algunas recomendaciones de un curso Scrum serían:

  1. En situaciones en que el equipo se encuentre dividido en diferentes zonas horarias, hará falta mantener un Scrum local y uno global.
  2. Será imprescindible contar con una plataforma de comunicación, mucho mejor si incluye opciones de vídeo. Skype, por ejemplo, o el hangout de Google son, además, opciones gratuitas.
  3. Abogar por la claridad y buscar la confirmación es esencial, no dando nada por supuesto, ni interpretando la opinión de terceros. Los silencios no significan, necesariamente, que se apoye la moción.
  4. Puede resultar muy beneficioso, como confirman en cualquier curso Scrum, el contar con un mediador experimentado que guíe las reuniones, asegurándose de que todos tengan la oportunidad de participar y fomentando el diálogo.
  5. Esta figura, el Scrum Máster, no coincide, ni debe hacerlo, con el Scrum Manager, ni en un ámbito local de proyecto, ni en uno global.

 

cta_project_managament_bofu__1___1454422943_95366

Compartir este blog