Project Management

Innovación abierta: los protagonistas y su promesa

¿Cómo beneficiarse realmente de las posibilidades de la tecnología? ¿De qué forma se puede exprimir el talento al máximo? ¿Qué necesita una organización para introducirse en el mundo de la innovación abierta? Pese a haber existido desde mucho antes, la innovación abierta ha experimentado un crecimiento significativo en los últimos diez años. La obra publicada por Henry Chesbrough con este título, es uno de los impulsores de la maximización del alcance de esta manera de apostar por el futuro y la disrupción. Básicamente, esta forma de innovar consiste en acelerar las capacidades internas gracias al uso externo de la innovación, que se plantea desde un enfoque caracterizado por su horizontalidad, en contraposición a la integración vertical en las actividades internas de I + D que había sido la norma general durante mucho tiempo y que no daba más de sí. Las dos cualidades más importantes de la innovación abierta son:

  • Las ideas y tecnologías externas se imponen al propio proceso de innovación de la empresa y no al revés.
  • Este tipo de iniciativas se pueden completar permitiendo que ideas y tecnologías procedentes de la empresa y que no están siendo explotadas, o se encuentren en stand by, salgan al exterior para ser incorporadas en los procesos de innovación de los demás.

Quién se ocupa de la innovación abierta

Los entes externos que se ocupan de poner la creatividad, la inspiración y el esfuerzo, con las dosis de técnica necesarias, al servicio de la innovación pueden ser: 1. Doctores especializados en un área determinada. 2. Investigadores con formación universitaria que se hallan preparando su PHD. 3. Empresas de software. 4. Consultorías. Los frutos de su trabajo son adquiridos por una organización que, contrato mediante, aplica los nuevos descubrimientos hechos por cualquiera de estas personas o compañías, a sus nuevos productos o servicios. De esta forma el hallazgo, como idea intangible, se desarrolla, por parte de unos, de otros o de ambos (según el tipo de acuerdo) y se dispone para su comercialización.  

Por qué la innovación abierta es una opción más que interesante

Para las empresas, la innovación abierta es una forma más rentable de innovar que el método tradicional. Ya no necesitan buscar ese talento y financiar largos procesos de experimentación que, a base de ciclos ensayo - error, resultaban tremendamente consumidores de dinero y recursos. Hoy día, las organizaciones que apuestan por esta manera de innovar, cada vez más habitual, saben que podrán disfrutar de ventajas como:

  • Reducir los costes asociado a los procesos de I+D.
  • Acelerar el tiempo de lanzamiento al mercado.
  • Aumentar su capacidad de diferenciación con respecto a los competidores.
  • Crear nuevas fuentes de ingresos para la compañía.

Si bien existen algunos pequeños inconvenientes, más relacionados con la organización, como pueden ser el control o la seguridad, la innovación abierta es fuente de oportunidades para cualquier empresa que no tenga miedo a cambiar su modelo de negocio para poder alinearse con esta nueva forma de progresar y apostar por el futuro.  

cta_project_managament_bofu__1___1454422943_95366

Compartir este blog