Project Management

Máster en Gestión de Proyectos, una decisión muy profesional

Estudiar el Máster en Gestión de Proyectos, si es la opción que estás evaluando en este momento, te puede abrir muchas puertas. Se trata de una buena decisión para quienes buscan dar el salto al mercado laboral pero, todavía es más positiva para profesionales en ejercicio, que ya acumulan cierta experiencia en el área y quieren acreditar sus conocimientos, a la vez que los amplían, cubriendo lagunas y actualizándose.

En este sentido, es una oportunidad única para alinearse con las mejores prácticas de mercado, tomar contacto con metodologías y técnicas distintas a las que se suelen emplear y beneficiarse de la aportación de los expertos en distintas materias que imparten las asignaturas del programa. Estos conocimientos recién adquiridos resultan muy útiles para llevar a cabo una gestión más efectiva, que permite mejorar el desempeño profesional, incluso en entornos de proyecto complejos. También la forma de afrontar la dirección de los equipos de trabajo se ve optimizada, puesto que el Máster en Gestión de Proyectos no toca sólo temas estrictamente técnicos, sino que, si se apoya en un plan de estudios de calidad, pondrá el foco suficiente en el desarrollo de habilidades directivas, así como el aprendizaje de técnicas de administración de recursos, humanos y materiales. Con la globalización, las necesidades de las empresas han cambiado y es preciso que el Project Manager sea más flexible que nunca, capaz de llevar a cabo un modelo de gestión dinámico en el que la gestión del cambio y la soltura en la interacción tecnológica deben quedar garantizadas.  

Máster en Gestión de Proyectos: la perspectiva empresarial

Es cierto que la experiencia es uno de los aspectos que más se tienen en cuenta a la hora de realizar una contratación pero, en el mercado laboral actual, existen muchas posibilidades que se abren ante las organizaciones que publican oferta anunciando un puesto vacante a este nivel de responsabilidad. Se necesita un filtro que asegure que el tiempo que se invierta en el proceso de reclutamiento dará sus frutos. Una forma de hacerlo es atendiendo a la formación. Los candidatos con un Máster en Gestión de Proyectos son personas proactivas, con un deseo de mejora continua evidente y ganas de seguir aprendiendo. Es el perfil que busca cualquier empresa para incorporar a su filas. Además dependiendo de la institución que acredite el título todavía tiene más valor. Es el caso de, por ejemplo, el Máster en Gestión de Proyectos de OBS Business School, para el cual se aplican unos exigentes requisitos que limitan el acceso a los estudios. La meta perseguida por este planteamiento es asegurar la idoneidad de los candidatos, garantizar que todos y cada uno de los estudiantes que cursen el programa obtengan el máximo provecho de la formación y sentar las bases para que se cree un entorno de desarrollo individual propicio, que se multiplicará gracias a la contribución de cada estudiante en su interacción con los demás y con el profesorado. Por ello, para poder acceder a los estudios, es preciso completar las siguientes etapas del proceso de admisión:

  • Estudio de las condiciones previas de cada candidato.
  • Solicitud de admisión.
  • Superación de una entrevista personal.
  • Valoración de la carta de motivación redactada por cada futuro estudiante.
  • Evaluación del perfil por parte del Comité de Admisiones.

 

 

Compartir este blog