Tendencias & Innovación

Espacio en la nube, consejos para aprovecharlo al máximo

espacio en la nube

Almacenar todo tipo de archivos en la nube se ha vuelto una tarea muy popular entre todo tipo de personas, puesto que nos permite poder acceder a toda la información que necesitamos fácilmente desde cualquier dispositivo. Debido a esta gran aceptación, hoy en día contamos con un gran número de programas en la nube que nos permiten realizar estas tareas, como es el caso de Google Drive o Dropbox, por mencionar solo algunos. Pero aunque esta práctica es ya un habitual entre los usuarios, hay muchas personas que aún no saben sacarle el máximo partido a este tipo de almacenamiento. Por este motivo, vamos a repasar algunos consejos para exprimir al máximo el espacio en la nube de una manera sencilla utilizando métodos como:

  • Usar el sistema de “enviar a”
  • Mover carpetas desde Windows
  • Encriptar datos
  • Usar las librerías personales

 

4 consejos para aprovechar el espacio en la nube

1. Usar el sistema de “enviar a”

Entre las distintas posibilidades de configuración del sistema operativo Windows podemos hacer uso del sistema “enviar a” mediante la personalización del mismo para que adopte la nube como uno de sus destinos principales. Se trata de una opción que nos va a permitir incluir el almacenamiento en la nube dentro de este sistema con el que estamos trabajando. ¿Cómo lo hacemos? Para ello nos dirigiremos al propio explorador y en la barra de direcciones copiamos un sencillo código: %APPDATA%/Microsoft/Windows/SendTo. Una vez pulsado Enter se habrá añadido el nuevo destino.

Al hacerlo se abrirá de forma inmediata una carpeta donde podremos ver todas las opciones de menú que tenemos disponibles. En ese momento tendremos que volver a pinchar en el botón derecho del ratón, siempre que estemos sobre el símbolo de la carpeta del programa, es decir, por ejemplo, Google Drive o Dropbox. Dejaremos el botón pulsado y lo arrastraremos con el ratón hasta la opción del menú que más nos interese. Después de haberlo enviado habrá que cliquear en la pestaña que pone “copiar aquí”.

 

2. Mover carpetas desde Windows

El explorador de Windows es muy sencillo de utilizar, ofreciéndonos un sistema muy fácil para mover nuestras carpetas de usuario a otras ubicaciones. Dentro del sistema en unos clics lo tendremos todo hecho, pero ¿ocurre lo mismo para moverlas a la nube? La respuesta es sí, dado que se hace un sistema idéntico. Lo que tendremos que hacer para ello es dirigirnos al explorador y darle al botón derecho del ratón en el momento en el cual hayamos seleccionado la carpeta que queremos mover a otro lugar. Una vez que le hayamos dado nos aparecerá un desplegable y será entonces cuando tengamos que pinchar en la pestaña que indica “propiedades”. De nuevo tendremos a la vista más opciones y deberemos pinchar en aquella en la que podemos leer “ubicación”. Cuando le hayamos dado a esta opción cliquearemos en la pestaña “mover” y solo tendremos que elegir el nombre de la nube para desplazar la carpeta correspondiente a la misma.

 

3. Encriptar datos

Al igual que ocurre cuando guardamos archivos en nuestro ordenador, en la nube también podemos almacenar información más delicada que queremos que sea de carácter personal. Hay que tener en cuenta que la nube puede exponernos a mayores riesgos, puesto que en cualquier momento nuestro sistema puede ser atacado y que alguien entre en él llevándose todos nuestros datos o archivos confidenciales. ¿Cómo evitamos esta situación? Podemos hacer uso de un gran número de herramientas que nos facilitan este trabajo, aunque una de las más completas es Boxcryptor. Lo que hace esta herramienta es desarrollar una especie de disco duro virtual que se ubicará en el interior de nuestro PC. Cuando se haya creado, todos nuestros archivos se encriptarán y hará que sea casi imposible acceder a ellos a no ser que se tenga a mano la contraseña correspondiente.

 

4. Librerías personales

Windows nos permite personalizar todas las librerías que creemos en el sistema. Por defecto tenemos cuatro que corresponden a las de imágenes, vídeos, música y documentos. Si también queremos personalizarlas en la nube, debemos dirigirnos a cualquier de estas librerías y visualizar un enlace que nos encontramos en la parte superior. A través de él podremos consultar cuáles son las ubicaciones que están relacionadas con la carpeta en cuestión y añadir otro destino si cliqueamos en el link. Además, si pinchamos en esa misma carpeta que hemos movido y la configuramos como ubicación “predeterminada”, siempre que trabajemos con algún archivo que pertenezca a esta librería se almacenará en la nube por defecto.

 

Estas ideas nos permitirán exprimir mucho más el almacenamiento en la nube y disfrutar de un mayor rendimiento en el día a día. Son ajustes que no requieren un alto volumen de esfuerzo, pero que pueden llegar a dinamizar mucho el trabajo del profesional que use la nube.