Tendencias & Innovación

LLEGA LA ASISTENCIA SANITARIA AL MÓVIL

blog

443100salud_digital_sanidad

La asistencia sanitaria en el siglo XXI será transformada por el Internet móvil. En el siglo XX, todos estábamos conectados a la electricidad y eso transformó nuestros hogares, fábricas y hospitales. En este siglo, todos vamos a estar conectados a Internet, y con ello, emergen los beneficios de la nueva era.

El potencial para crear nuevos modelos de acceso a la asistencia sanitaria, la forma de pago y la innovación que trae consigo es algo que los grandes jugadores de este mercado pueden ser reacios a abrazar, ya que se manifiesta como una amenaza para las estructuras de poder establecidas en los gobiernos, las grandes empresas farmacéuticas, así como las prácticas médicas y sanitarias habituales. Por tanto, hasta que los problemas que estamos enfrentando en nuestro sistema de salud actual se traduzcan en una crisis en toda regla, el ritmo del cambio puede parecer bastante lento. Pero la crisis está llegando, la sanidad pública recorta prestaciones y destina menos recursos, se alargan las listas de espera, y muchas personas optan por contratar asistencia sanitaria privada.

Actualmente, los teléfonos móviles se están propagando con mayor rapidez que muchas de las enfermedades crónicas, como la demencia, la depresión y la diabetes. Muchos propietarios de estos dispositivos son las personas (generalmente mujeres que son madres y las hijas adultas) que están diariamente en contacto con estas enfermedades crónicas. Hoy en día, esto ya es, con mucho, el mayor grupo de trabajadores de la salud en el mundo. Las herramientas más importantes que tenemos son medicamentos. En el futuro, también van a recibir ayuda de sus teléfonos móviles.

Sabemos que los medicamentos tienen un enorme potencial terapéutico. También sabemos que, en gran parte del mundo, el suministro de medicamentos es corrompido por falsificaciones. Incluso cuando los medicamentos reales están disponibles, hay una buena probabilidad de utilizarlos correctamente. Y eso no es porque las madres e hijas adultas no sean capaces de hacerlo, sino que a menudo se necesita la información, la educación y la motivación para usar los medicamentos correctamente.

La tecnología digital puede ser usada para resolver estos problemas. Los medicamentos pueden ser rápidamente autentificados por un teléfono móvil en el punto de venta, su uso seguido por la respuesta de los consumidores y de medición individual - de forma automática. Este tipo de información puede ayudar a que los pacientes aprendan a tomar medicamentos a la hora correcta, ayudará a valorar las dosis hasta obtener la cantidad correcta de medicamento, cambiar a un medicamento diferente si éste no está teniendo el efecto esperado y tal vez eliminar los que ya no son útiles. Estos pasos simples, combinados con pequeños cambios en el comportamiento, a menudo puede ser la clave para permanecer en casa y evitar una visita al hospital.

Esta receta para la salud digital no es algo descabellado. Si somos capaces de comprar por Internet cualquier cosa, incluso los productos financieros, ¿por qué no la salud?

Podemos pensar que va a ser muy difícil convencer a los gobiernos y a las entidades aseguradoras para adoptar este servicio que, a priori, pueda parecer caro, o que los usuarios de la sanidad lo “compren”.

Los gobiernos y las empresas privadas de seguros deberían estar dispuestas a pagar por productos y servicios si éstos dar beneficios sanitarios reales. Y esos beneficios llegar por la inmediatez. Y la tranquilidad que da esta inmediatez.

Hoy en día hay cinco millones y medio de personas con un teléfono móvil en todo el mundo. Las madres están en todas partes también. Y simplemente nuestro sistema de salud actual va cada vez más a la deriva. La salud digital nos está esperando.

Compartir este blog