Tendencias & Innovación

El fenómeno Mercadona

La cadena de supermercados Mercadona sigue desafiando a la crisis con indicadores espectaculares en el último año. Por un lado, sus ventas aumentaron un 7,6%, hasta los 16.448 millones de euros; el beneficio creció un 19% con respecto al año anterior, cifrándose en 747 millones de euros. Y todo esto lo ha logrado contratando a más de 6.500 trabajadores que, añadidos a los que ya tenía, suman en total unos setenta mil los puestos de trabajo ocupados, con un índice de absentismo laboral bajísimo (0,78% frente al promedio español, que es actualmente del un 6%), apoyado por un aumento salarial del 3% en el ejercicio 2011, por un reparto de 223 millones de euros a sus trabajadores por cumplir objetivos y sabiendo que el 100% de su plantilla es fija.

Y dado el éxito logrado en España, su objetivo es la expansión internacional mediante la compra de una pequeña cadena de supermercados establecida en alguno de nuestros países vecinos, Portugal, Francia, Italia o incluso Bélgica, que le permita aprender las peculiaridades del nuevo mercado, adaptarse a él y seguir creciendo. Pero es que Mercadona puede. Y es que la empresa va desarrollando medidas innovadoras que aumenten la productividad, como por ejemplo el abastecimiento nocturno de sus supermercados. El plan piloto se ha aplicado al 30% de sus superficies, 407 en total repartidos en toda la península.

El nuevo modelo de distribución logística tiene como finalidad, por un lado, ahorrar en los costes de distribución cambiando un múltiple número de furgonetas que, cortando el tráfico o impidiendo la circulación en horas punta, deben abastecer las tiendas en su horario de apertura, por únicamente uno o dos camiones de gran capacidad que descargan todos los productos en horario nocturno. Esto supone, por un lado, el coste de pagar horas extraordinarias o plus de nocturnidad, pero que queda altamente compensado por el ahorro de tiempo, cifrado en un 50%, y combustible, permitiendo con más facilidad el acceso de los clientes al establecimiento y mejorando la puntualidad y abastecimiento de los productos, la calidad del servicio al cliente.

Estas actuaciones se enmarcan en el proyecto de la Unión Europea llamado Sugar, que propicia buenas prácticas y en el cual se han involucrado otros centros como es el caso de El Corte Inglés, Condis o Caprabo, que en el caso de la ciudad de Barcelona, ha contado con el apoyo municipal. Puesto que Mercadona fue una de las empresas pioneras, está ahora en situación de evaluar los resultados, y con ello, ha logrado reducir en setenta mil toneladas la emisión de gases contaminantes (CO2), un 75% el tiempo destinado al transporte, así como la contaminación acústica. Estamos, por tanto, ante las consecuencias directas de la innovación empresarial, que mediante la aplicación de nuevas prácticas se logra reducir los costes, mejorar la reputación de la empresa, ganar en número de clientes, pues la reducción de los costes ayuda a la contención de los precios y, por tanto, mejorar la productividad, y ganar dinero. Y si eso se logra haciendo partícipe a los trabajadores de los beneficios y buen hacer de la empresa. El éxito está servido.

Compartir este blog