Tendencias & Innovación

Análisis de la competencia, ¿por dónde empiezo?

analisis de la competencia

Muchos emprendedores creen que el análisis de la competencia consiste en espiar a las marcas que se desempeñan en su mismo sector comercial. Se declaran dispuestos a todo con tal de adjudicarse un nuevo nicho de mercado o, incluso, de arrebatar a otros las cuotas de mercado que se han ganado previamente.

No obstante, el análisis de la competencia es otra cosa. En realidad se refiere a unas cuantas técnicas cuyo objetivo es monitorear lo que pasa en el mercado en el que se desenvuelve una empresa, centrando obviamente la mirada en lo que hacen las marcas que hacen o venden productos o servicios parecidos.

 

Análisis de la competencia: ¿quién es mi competencia?

Para realizar un buen análisis de la competencia, lo primero que debes definir es a quién puedes definir como tal. Suena obvio y hasta elemental, pero es el principio de cualquier análisis en este sentido. Para ello, lo más idóneo es hacer una distinción entre los dos tipos básicos de competencia, que son:

1. Competencia indirecta:

Se trata de empresas que operan en el mismo mercado que el tuyo y que tienen como foco a tus mismos clientes, pero que a la vez ofrecen productos distintos. Por ejemplo, imagina que tienes una tienda de helados de frutas; la competencia directa serán las otras tiendas de helados de frutas que operen allí mismo; en cambio, la competencia indirecta serán las tiendas de zumos, refrescos u otros productos similares. En este caso, la idea no es apropiarse definitivamente de estos clientes, sino hacerles ver que, además de los productos de otras marcas, también puede consumir tu producto.

2. Competencia directa:

Son aquellas marcas que no sólo operan en tu mismo mercado, sino que además te disputan directamente los clientes de ese escenario. Por lo general venden los mismos productos que tú, aunque también pueden vender productos sustitutos que disputen con los tuyos los primeros lugares de referencia de ese mercado.

 

Consejos para un análisis de la competencia eficaz

Tan pronto como sepas quién es tu competencia y por qué, el siguiente paso es entrar de lleno en el análisis. ¿Cómo hacerlo? Sigue las siguientes claves que mencionamos:

  • Fíjate en sus productos o servicios: nos referimos a sus propiedades y al valor agregado que estos productos puedan tener con respecto a los tuyos. Pero no sólo eso; mira también cómo se produce, qué ventajas tiene y, a la vez, qué desventajas podría reportar a medio o largo plazo.
  • Desmenuza sus estrategias de venta: a veces el secreto para el éxito de un producto no está tanto en el producto en sí mismo, sino más bien en el cómo se comercializa o se difunde la publicidad. Esto incluye, por supuesto, las técnicas de marketing online, que en el actual contexto pueden resultar decisivas a la hora de posicionar un producto en un mercado.
  • Repara en los precios y el volumen de ventas: en algunos mercados lo más importante es ofrecer precios cómodos. Mira si es el caso, y si la marca que te disputa tu cuota de mercado apela a ello o no.

 

Además de los elementos descritos en el apartado anterior, en el momento de realizar un análisis de la competencia eficaz también puedes incluir los recursos logísticos de las marcas rivales, las sedes físicas, el número de trabajadores y hasta los principios que forman parte de su filosofía corporativa.

Compartir este blog