Tendencias & Innovación

Última oportunidad para desconectar

blog

vacacionesLa mayoría estamos apurando nuestros días de vacaciones. Llegado a este punto la pregunta es clara: ¿Desconecto en vacaciones? ¿Aprovecho todo el tiempo? Veamos a continuación una metodología para conseguirlo. No se trata, por supuesto, de un método infalible y requiere también de la ayuda y colaboración de los compañeros de viaje (familia, amigos…) para poder hacer que los resultados sean satisfactorios, además de una personalización en base la experiencia y especificidades de cada caso.

  1. Marcar a inicio de año los períodos de vacaciones que se quieran hacer, preferiblemente cada tres meses y de más de 4 días de duración.
  2. Antes de irse de vacaciones cerrar los temas de la empresa que puedan afectar las vacaciones:
    • Tener responsables a quien delegar el trabajo.
    • Escoger fechas sin proyectos importantes a cerrar.
    • Marcar claramente qué hacer en cada caso cuando surja una incidencia.
    • Definir qué es una emergencia y cuando se debe contactar con la persona que está de vacaciones.
  3. Escoger, si puede ser, un destino que permita estar desconectado.
  4. Marcar el uso que se hará de los aparatos electrónicos: momentos en los que se consultarán y con qué finalidad. Compartirlo con los acompañantes.
  5. Forzarse a seguir las normas que uno se ha marcado aunque parezca difícil.
  6. Marcar unos objetivos para las vacaciones.
  7. Planificar o tener una agenda llena. Evitará tiempos muertos que impliquen poderse conectar al trabajo.
  8. No decaer en caso de fracaso. El siguiente paso es volver a la rutina marcada de desconexión.
  9. En caso de no poder asumir todos los objetivos, antes de caer en casos de ansiedad o estrés marcar metodologías complementarias que permitan acotar perfectamente el tiempo de conexión al trabajo (cada 72h, por ejemplo).

Los pasos anteriores facilitarán la desconexión. A pesar de todo, una evaluación al volver servirá para ver si de verdad se ha conseguido una desconexión. No hablamos de preguntas cerradas, sino con algunas respuestas abiertas que lleven a la reflexión. Un ejemplo de preguntas a responder podría ser el siguiente:

  • ¿Has hecho todas las vacaciones que tienes disponibles? Si no es así, ¿de cuantos días has disfrutado?
  • ¿Consideras que las vacaciones han servido para relajarte y volver como nuevo?
  • ¿Has sentido ansiedad por el trabajo durante las vacaciones?
  • ¿Has dejado de hacer algo en tu tiempo libre para atender el trabajo?
  • ¿Cuantas veces has mirado cosas relacionadas con el trabajo con el teléfono móvil u otro dispositivo durante las vacaciones?
  • ¿Has conseguido dormir más en vacaciones que durante el año?
  • ¿Cuantos problemas has encontrado en el trabajo producidos durante tu ausencia?
    • Evalúa del 0 al 10 la gravedad de los mismos.
    • Evalúa del 0 al 10 el impacto de tu ausencia en tu puesto de trabajo.
  • ¿Qué ha fallado del planning dejado en el lugar de trabajo?
  • ¿Qué ha funcionado?
  • Pide feedback a las personas que te han suplido para ver qué piensan.
  • ¿Consideras que has vuelto más/menos feliz que antes de irte?

Te animo a aprovechar estos últimos días para conseguir esta desconexión que tan necesaria es. En el próximo post veremos como evaluar sus resultados. Venga, ¡cierra el ordenador…!

 

Escrito por Lluís Soldevila.

Compartir este blog