Tendencias & Innovación

Mejor buen humor que mala leche

blog

optimismo

Hoy voy a salirme de tono. Esto es innovación también, ¿no es cierto? Y es que me molesta mucho que a muchos se les haya pasado el efecto ‘año nuevo’. Vuelvo a ver gente normal. Pero, ¿a qué me refiero con normal? Os habéis fijado que últimamente está mal vista la gente que sonríe mucho, la gente que siempre está alegre, la gente a la que le van bien las cosas... ¿Nos estamos volviendo locos o qué? Es cierto que estamos viviendo unos momentos económicos y sociales muy complicados pero eso ni justifica ni para nada ayuda que la gente esté siempre de mala leche.

Parce que con la que está cayendo, que por cierto, la expresión correcta no es "con la que está cayendo" sino "con la que nos están tirando", parece que si te ríes eres tonto. Si las cosas a uno le van bien la gente prefiere esconderlo porque ahora lo que se lleva es quejarse. Hay que quejarse, obviamente y seguramente ahora más que nunca por culpa de unos políticos y unos banqueros incompetentes y mentirosos que nos han llevado a esta situación y por temas tan graves como los desahucios, claro que hay que quejarse. Pero esto no quita que también hay que reír, hay que divertirse, hay que sonreír y hacer sonreír en la medida que se pueda. Porque de la misma manera que se contagia la mala leche también se contagia el buen rollo y necesitamos más de lo segundo que de lo primero. No podemos estar permanentemente de mala leche.

Yo lo vi clarísimo las pasadas navidades. En absolutamente todas las sobremesas que asistí, toda la gente parecía que estuviera compitiendo para ver quien estaba peor. Y después de no llegar a ninguna conclusión salía otro y decía: pues el 2015 va a ser aún peor. Esta no es la actitud para afrontar nada. De verdad os lo digo, tan optimista como puedo parecer, salí de todas las comidas familiares con mucha mala leche, como veis yo tampoco me escapo de este ambiente de mala leche.

Y la leche, como bien sabéis sale de las vacas. La mayoría de ganaderos ordeñan las vacas 2 veces al día, a las 6 de la mañana y a las 4 de la tarde. La leche se enfría para evitar la alteración de la composición y la calidad, y después un camión cuba se la lleva de la granja.

Pues bien, la leche hay que cuidarla y mimarla porque si este proceso se rompe, la leche se estropea y se vuelve agria. Se convierte en mala leche. ¿Alguna vez habéis probado leche pasada? ¿Verdad que tiene un sabor muy desagradable y huele fatal? Pues las personas que están siempre de mala leche siempre tienen este sabor agrio y algunas también huelen fatal, pero este es otro tema. A nadie le gusta beber leche agria de la misma manera que no suelen gustarnos las personas agrias. Así que antes de salir de casa o afrontar una situación complicada tenemos que hacernos una pregunta muy importante:

El hombre que descubrió la leche, ¿qué estaba haciendo con la vaca?

¡Y en esta pregunta se halla la respuesta! Hay que tomarse las cosas con un poco de humor y con un poco de alegría. Y si las cosas nos van bien hay que disfrutarlas. Y si las cosas no nos van tan bien hay que moverse para que mejoren. Pero sea cual sea nuestra situación, la mala leche nos hace perores personas, nos hace agrios y no nos ayuda a avanzar.

 

Escrito por Lluís Soldevila.

Compartir este blog