Tendencias & Innovación

El mejor momento del año

blog

“Estamos a punto de cambiar de año, ¿aprovecharás para hacer cambiar algo?” Así acababa mi último post. Si eres de los que decidiste abrazar el cambio, te ayudaré durante todo el 2016 a hacerlo realidad.

cambioTe adelanto en qué conceptos nos basaremos y que herramientas utilizaremos. Y una cosa debe quedar clara: el proceso parece simple pero no lo es. Huye de lo fácil: simplemente no funciona. Y busca cosas simples. Son dos conceptos que frecuentemente confundimos y pienso que es bueno tener claros desde el principio. El camino es simple, pues el cambio se sustenta en sólo tres conceptos, tres ingredientes que debes tratar de seguir como un mantra si de verdad quieres conseguir el objetivo que te has marcado. De nada te servirá buscar el cambio si no te ves capacitado para trabajar duro y alcanzarlo (o sea, no será fácil). Hecha la vista atrás y mira de recordar las palabras mágicas. ¿Las tienes? Son tres As: Autoconocimiento, Acción y actitud. Pues he aquí su relación con los tres tipos de cambio:

Autoconocimiento para el cambio interno

Podemos tener el convencimiento que queremos cambiar, pero si no sabemos qué debemos cambiar no podremos llegar a ningún sitio. Conocerte es una arma que siempre debes tener a punto para poder atacar los problemas que te ocurran y detectar las mejores soluciones a aplicar.

Debes dedicar tiempo a autoconocerte para ser más fuerte, y la herramienta que te propongo es el DAFO Personal®, que permitirá alcanzar cada uno de los ámbitos de tu vida: familiar, laboral, social… Los resultados que obtengas serán una perfecta radiografía de ti mismo que te permitirá sacar conclusiones y actuar. No olvides, como te he dicho, que será duro y no siempre agradable, pero ya se sabe que las cosas buenas hacen llorar.

Además, para poder autoconocerte y aplicar un cambio interno debes saber romper con la idea de que todo está predefinido. Para nada. No hay cartas marcadas en la vida, y si las hay es porqué tú decides que lo estén. Demasiadas veces nos limitamos por culpa de esto y no alcanzamos lo que queremos.

Una vez lo tengamos todos te animo a buscar u propia definición de éxito y lanzarte a por ella. Autoconociéndote todo será más fácil y podrás saber exactamente qué es lo que debes hacer para alcanzarlo.

Acción para el cambio externo

Si quieres cambiar hacia fuera es imprescindible que busques cambios disruptivos, que vayan más allá de todo lo establecido, y esto solo lo consigues con una cosa: la acción. A lo largo de la historia, los que han cambiado la forma con la que hacemos las cosas o actuamos han sido los que se han arriesgado, superado el miedo al fracaso y se han lanzado, así que tú no puedes ser menos que ellos.

cambioNo te estoy diciendo que hagas cambios que marquen el devenir de la humanidad, por supuesto que no, pero sí que tomes su ejemplo para aplicar a tu vida y hacer que sea mejor de lo que es hasta ahora y se acerque a aquello que quieres cambiar.

Actitud para los cambios imprevistos

No todos los cambios son voluntarios, y más importante que querer cambiar uno mismo es el saber adaptarse a lo que pasa sin dejar que esto te afecte demasiado y sin que el miedo se apodere de ti. Y para poderlo hacer hay algo imprescindible: la actitud.

No querer atacar un cambio imprevisto es algo que se ha demostrado que es absurdo, ya que no se puede evitar que pasen y relativizarlos es el mejor camino para hacerlos más llevaderos siempre con la ayuda de la actitud.

La actitud en sí se puede ver condicionada por muchos factores, y uno importante son las emociones. Está demostrado que el estado de ánimo afecta de forma directa la manera con la que nos enfrentamos a las cosas y debemos luchar para ser el máximo positivo posible, y esto lo podemos conseguir con la automotivación. Saberse motivar sin importar lo desalentadora que sea la situación, es lo que hará de gasolina para nuestra actitud. Veremos cómo hacerlo.

 

Así pues, ya sabemos el marco teórico en el que nos moveremos. Brinda con fuera este 31 de Diciembre porque el 1 de Enero del 2016 va a ser el primer día del resto de tu vida.

 

Escrito por Lluís Soldevila.

Compartir este blog