Tendencias & Innovación

DAFO Personal®: Liquidamos las Amenazas

blog

Hoy acabaremos con el bloque de las amenazas, con un segundo kit de preguntas que espero te ayuden a identificarlas. Muchas personas me preguntan en mis seminarios so pensar en amenazas no es contradictorio con mi repetida frase de que el 90% de los problemas no se cumplen, por lo tanto debemos intentar no anticipar negativamente. Mi repuesta es rotunda: no anticipar negativamente no nos debe llevar a ser ingenuos. El buen estratega identifica amenazas y riesgos, sin por ello dejar de gestionarlas o incluso mitigarlos. Por lo tanto, sigue llenando en cuadrante de las amenazas, y pronto veremos cómo las gestionamos:

  • ¿Cuáles son las dificultades que se presentan en el camino hacia mi objetivo?

Son amenazas todas las que son externas a ti (decrecimiento del mercado, saturación de proveedores, etc.).

  • ¿Qué se lleva ahora?

Las modas suponen una verdadera amenaza porque todo lo que se lleva ahora dejará de llevarse en un tiempo más o menos cercano.

  • ¿Qué leyes tienen relación con mi objetivo?

Es relevante tener conciencia de que una ley puede hacer cambiar un mercado por completo. La ley antitabaco que entró en vigencia en España el 1 de enero del 2011 cambió el negocio de todas aquellas empresas que fabricaban estructuras separadoras de espacios entre fumadores y no fumadores para los restaurantes.

  • ¿Cuál es el ciclo de vida de mi producto?

Hay productos o servicios puramente de temporada (de verano, navidad...) que, una vez que ha pasado su boom inicial, o bien se mantienen en un nivel sostenible o desaparecen del mercado. Debes saber identificar el ciclo de vida del tuyo para poder calcular su longevidad.

  • Las nuevas tecnologías.

Pueden convertirse en una amenaza bien ya sea porque no tienes las competencias necesarias o porque su aparición deja obsoletos productos, servicios y maneras de trabajar antes vigentes.

  • ¿Quiénes son mis competidores?

La existencia de muchas personas tras mi objetivo aumentará la dificultad de llegar a él.

  • ¿Hay algún sustitutivo de mi producto en el mercado?

No es de menor importancia el pensar que si, por ejemplo, eres un fabricante de café no sólo debes tener cuidado con el resto de proveedores de café sino también con quienes elaboren infusiones.

  • ¿Cuento con los mejores proveedores del mercado?

Debes tener total confianza en tus proveedores ya que de su puntualidad en la entrega del producto, la seriedad del trato y la calidad de su servicio dependerá la tuya propia respecto al cliente.

  • Aumento en el costo de las materias primas.

Si mi producto está elaborado a través de materias primas debo contar con la posibilidad de que, debido a las fluctuaciones del mercado, pueda aumentar su costo. En ese caso, siempre es recomendable tener un plan B como, por ejemplo, tener contactos en el extranjero allí donde las materias primas que necesito se vendan a precios más bajos.

 

Escrito por Lluís Soldevila

 

Masters relacionados: Máster en innovación y emprendimiento

Compartir este blog