Tendencias & Innovación

La reparación del perjuicio por copia privada

Continuando con el tema de mi anterior post, en esta ocasión me gustaría tratar la cuestión relativa al perjuicio causado por la excepción de copia privada, ya que es uno de los presupuestos de la obligación de compensar. Este aspecto que tiene vital importancia, no ha sido objeto de un análisis serio y riguroso, como tampoco se ha tenido en consideración que el cambio del entorno analógico al digital ha modificado completamente la situación de la copia privada. A pesar de que ambos extremos han sido objeto de estudio y que se han realizado numerosos informes, siguen siendo ignorados o poco considerados en el momento de regularizar o establecer las condiciones para el pago de la compensación por copia privada.

Recordemos, que el presupuesto de partida que genera la obligación de pago de la compensación equitativa, es la existencia de la excepción de copia privada cuyos beneficiarios son las personas físicas y que la obligación de pago, se justifica por el perjuicio que las copias privadas causan a los autores o derechohabientes.

No obstante, es importante subrayar que no toda copia causa daño y, por ello, es importante detenernos a reflexionar sobre este aspecto que plantea diversas cuestiones. En primer lugar, debemos preguntar si no sería necesario realizar una comprobación para verificar la existencia del perjuicio y seguidamente, una vez detectado el daño, cuantificarlo. De esta manera, la compensación equitativa realmente sería adecuada para paliar los efectos negativos que la copia privada puede ocasionar.

Esta cuestión no es novedosa, ya que ha aparecido en los Considerandos de la Directiva 2001/29/CE y también ha sido objeto de interpretación por el Tribunal de Justicia de la Unión Europea, en su Sentencia de fecha 21 de octubre de 2010, en el asunto C?467/08, cuyos puntos 39 y 40, por su interés reproducimos a continuación:

“En primer lugar, en relación con la relevancia del criterio del perjuicio sufrido por el autor a efectos del cálculo de la compensación equitativa, de los considerandos trigésimo quinto y trigésimo octavo de la Directiva 2001/29 se desprende que dicha compensación equitativa tiene por objeto recompensar a los autores «adecuadamente» por el uso que, sin su autorización, se haya hecho de sus obras protegidas. Para determinar la cuantía de dicha compensación, debe tenerse en cuenta, como «criterio útil», el «posible daño» que el acto de reproducción en cuestión haya causado al autor, teniendo en cuenta, no obstante, que un «perjuicio […] mínimo» puede no dar origen a una obligación de pago. Por lo tanto, la excepción de copia privada debe poder implicar un sistema «para compensar a los titulares de los derechos por los perjuicios sufridos».

De dichas disposiciones se desprende que el concepto y la cuantía de la compensación equitativa están vinculados al perjuicio causado al autor mediante la reproducción para uso privado, no autorizada, de su obra protegida. Desde esta perspectiva, la compensación equitativa debe considerarse la contrapartida del perjuicio sufrido por el autor.”

Es importante destacar que la Sentencia del TJUE (C-470/14) que comentamos en nuestro anterior post, no entró a analizar la pregunta relativa a la cuantía de la compensación debido a que la primera cuestión recibió una respuesta negativa, porque mantenía el sistema indiscriminado de pago del canon, que no permite excluir a personas jurídicas no beneficiarias de la excepción.

Pero la cuestión del importe o cuantía de la compensación ya había sido abordada antes y los criterios del TJUE para determinar el pago de la compensación habían sido puestos de manifiesto por el Abogado General en sus Conclusiones, en las que cita los precedentes jurisprudenciales que esclarecen esta cuestión. Esto explica el reproche que hace a las autoridades, que determinaron una cuantía fija en concepto de compensación equitativa sin realizar previamente un análisis para verificar la existencia del perjuicio e, incluso, determinar su impacto, considerando que si es mínimo podría no dar lugar a compensación.

La copia privada no necesariamente causa perjuicio. La inexistencia de daño es una posibilidad que la Directiva ha contemplado y expuesto en los Considerandos y también ha sido objeto de interpretación por el TJUE. A ello hemos de añadir los diversos estudios realizados por expertos en la materia. Por citar uno de ellos, en esta ocasión vamos a referirnos a las recomendaciones del Sr. António Vitorino, sobre el resultado de la mediación en copia privada y derechos reprográficos que realizó a instancias del comisario Barnier, en fecha 31 de enero de 2013.

En su informe, el Sr. Vitorino pone de manifiesto que los nuevos modelos de negocio que se realizan en el marco de servicios sujetos a licencias, las copias privadas que hacen los usuarios no causan perjuicio que requiera una remuneración equitativa en forma de canon, porque parten de supuestos distintos que dejan sin efecto el presupuesto que la genera.  Mientras que la copia privada digital no requiere autorización del titular y por tanto quedaría sujeta a compensación, la que se hace en el marco de la prestación de servicios en línea, se otorga bajo licencia y por tanto autorizada. Por esta razón, considera que la copia que hacen los usuarios a otros dispositivos que les permite disfrutar del contenido cuando no están conectados o en línea, no supone un perjuicio.

El análisis efectuado me lleva a preguntar si no sería más productivo detenernos y analizar la situación tratando de encontrar propuestas que brinden una solución adecuada y aceptable para todos los agentes implicados, en lugar de continuar replicando los mismos remedios que siguen resultando ineficaces y mantienen la situación de confrontación.

Escrito por Carmenchu Buganza

 

Compartir este blog