Project Management

No tan ágiles: fallos en la aplicación del método Scrum

blog

El uso de métodos ágiles de desarrollo de software (incluso fuera de este ámbito) sigue creciendo. Sin embargo, el simple propósito y el empeño en ser ágiles no basta para lograrlo de forma efectiva. Tal y como explica uno de los creadores del método Scrum, Jeff Sutherland, en más de la mitad de los casos no se aplican los principios de la metodología de forma correcta.

 

Errores más comunes en la aplicación práctica del método Scrum

Entre los fallos que, con mayor frecuencia, alejan a las organizaciones que aplican el método Scrum de lograr mejores cotas de rendimiento en sus proyectos, impidiéndoles alcanzar los resultados deseados, se encuentran los siguientes:

1. Cambiar con frecuencia los miembros del equipo: un equipo de trabajo ideal en un entorno de Scrum es un grupo pequeño, de alrededor de cinco miembros y nunca en número superior a 9. El número de miembros del equipo es importante, pero aún lo es más el que esta cifra se mantenga constante durante un período de tiempo razonable. La extracción de las personas del equipo o la adición de nuevos miembros con demasiada frecuencia perjudicará a sus posibilidades de éxito. Por el contrario, los equipos estables aprenden de sus propias capacidades lo que les ayuda a ganar en previsibilidad y en última instancia, aumentar la productividad.

2. Sobreestimar los puntos del sprint: sobreestimar la cantidad de trabajo que un equipo puede llevar a cabo durante cada una de las fases es un problema común en el método Scrum. El mejor modo de predecir la cantidad de puntos que un equipo será capaz de completar en el siguiente sprint es conocer el número de puntos que completó en el sprint anterior.

3. Tener demasiado trabajo en progreso: cuando existen demasiados frentes abiertos es difícil completar con éxito los sprints. Hay que designar a equipos a completar específicamente elementos de alto valor ya que así se logra completar más trabajo en menos tiempo, gracias a la fuerza del trabajo en equipo, que aumenta la velocidad.

4. Inadecuada asignación de tiempo para interrupciones: siempre hay imprevistos, cuestiones inesperadas y de última hora y temas que aparecen y esperan respuesta. Todos los proyectos sufren de interrupciones, es inevitable. Un problema común entre los equipos de Scrum es la falta de previsión relacionada con este asunto, que podría atajarse si en la planificación se asignase la cantidad adecuada de tiempo dentro de cada sprint para hacer frente a cuestiones que no están registradas.

5. Dejar que los errores persistan: los errores se deben abordar lo antes posible, tan pronto como se presenten. Cuando este tipo de problemas no se tratan rápidamente, siempre requieren más tiempo para su resolución en el futuro.

6. Esperar demasiado tiempo para declarar una emergencia: con demasiada frecuencia, los equipos no se ocupan de un problema grave (por ejemplo, demasiadas tareas por hacer) con el margen de tiempo suficiente. Al final, este tipo de situaciones desembocan en una pérdida de tiempo que el Scrum Master puede evitar, decidiendo tan pronto como sea posible qué medidas deben tomarse.

7. Permitir la existencia de impedimentos para continuar: es necesario identificar el obstáculo más grande en cada sprint, para resolverlo durante el siguiente sprint. Mediante la eliminación de los impedimentos con regularidad, la velocidad aumentará ya que los equipos serán capaces de hacer más cosas que en los sprints anteriores. La mejor forma de enfocar esta cuestión es considerando los impedimentos como mejoras en los procesos, que deben resolverse lo más rápidamente posible. De esta forma se puede avanzar como dicta el método Scrum.

Compartir este blog

Posts Relacionados

Cómo conseguir la certificación Scrum Master 

VER POST

Curso Scrum: la fuerza del método en un entorno gl... 

VER POST

Las 11 trampas de la metodología Scrum 

VER POST