Project Management

La metodología Scrumban. Cuándo y por qué utilizarla

blog

La metodología Scrumban nace de la combinación de principios de los métodos ágiles de gestión de proyectos más importantes en la actualidad: Scrum y Kanban. Aunque en principio pueden parecer iguales, las dos estrategias de gestión presentan diferencias en la manera de ejecutar el proyecto. Es por eso que el novedoso plan Scrumban se encarga de combinar aquellos elementos que resultan complementarios. Por ejemplo, una de las combinaciones más usadas en el plano empresarial, es la de gestionar las tareas previstas con el método Scrum y planificar los errores con el método Kanban. Sin embargo, la mezcla de una y otra implica una nueva manera de gestión. ¿Qué cambia en la metodología Scrumban? ¿Cómo aplicarla a un plan de empresa?

Scrumban: mezclar los mejores elementos

Al margen de lo que puede ganar o perder una empresa al aplicar este método, la premisa inicial de Scrumban es emplear lo mejor de Scrum y Kanban. Es decir, aquello que al combinarlo sirva para mejorar la productividad de un plan de empresa. En el terreno de la ejecución, el objetivo de Scrumban es llevar a cabo una secuencia de mejoras evolutivas a través de prácticas eficientes. El flujo de trabajo sigue siendo el mismo de Kanban (etapas relacionadas entre sí), aunque con la inclusión de algunos elementos de Scrum como las reuniones diarias de 15 minutos entre el grupo de trabajo y el gestor o los análisis retrospectivos para incorporar mejoras al proceso. Por ello, existen ciertos proyectos que se adecúan mejor al método mixto. En general, se trata de aquellos con un mayor nivel de complejidad. Algunos ejemplos son:

  • Proyectos de mantenimiento: aquellos en los que resulta indispensable la presentación de resultados de forma parcial para seguir avanzando.
  • Proyectos en los que los requisitos varíen con frecuencia: aquellos en los que el cliente no tiene fijadas las condiciones y expectativas del proyecto y éstas se van introduciendo a lo largo de las distintas etapas.
  • Proyectos en los que surjan errores de ejecución: aquellos en los que se deba replantear el método usado y analizar retrospectivamente la evolución de las tareas.

En cuanto al plan de etapas, el mapa o interfaz de la aplicación (en caso de que sea informática) ya no se limita a nombrar las tareas con los rótulos «sin comenzar», «en progreso» o «finalizadas» de Kanban, sino que, tras la revisión de Scrum, añade otras categorías, como por ejemplo «probadas» o «entregadas». Incluso, en algunos casos se recomienda la anexión de casillas con la descripción del contexto en el que se han realizado dichas tareas, algo muy propio del método Scrum.

 

Beneficios de la metodología Scrumban

  • Permite conocer en estado real el proceso de ejecución del proyecto.
  • Introduce soluciones oportunas ante eventuales errores.
  • Permite un mayor análisis de tareas realizadas.
  • Mejora la interacción entre los miembros de un grupo en las reuniones periódicas.
  • Aumenta la productividad de proyectos complejos o multiproyectos.
  • Favorece una mayor adaptabilidad de las herramientas a las exigencias del proyecto.

 

Ebook GRATIS: Metodologías ágiles

Compartir este blog

Posts Relacionados

Cómo conseguir la certificación Scrum Master 

VER POST

Haz que tu empresa sea más eficiente con Scrum 

VER POST

Metodologías agiles: Scrum y kanban y XP 

VER POST