Project Management

Diferencias entre el PMBOK y la norma ISO 21500

Pese a que ambos aportan importantes directrices de gran utilidad para la gestión de proyectos y aunque, en muchas ocasiones desde la aparición de la norma europea, sus contenidos se han asimilado, la ISO 21500 difiere en algunos aspectos importantes de la biblia del Project Management. Identificarlos y entenderlos supone un paso al frente hacia la profundización en ambas fuentes de conocimiento para los responsables de proyectos.

 

El enfoque de la ISO 21500

Los cuatro años de diferencia entre la publicación del PMBOK (que data de 2008) y la norma ISO 21500 han servido para que esta última gane en capacidad sintética aunque, en algunos aspectos, quizás su esquematismo pueda resultar excesivo para quien aborda su contenido con un bagaje de experiencia menos amplio. El enfoque de la ISO 21500 podría resumirse en los siguientes puntos:

  •  Está fuertemente orientada a la estructura de desglose del trabajo.
  •  No presenta la inclinación ágil que se aprecia en el PMBOK.
  •  Amplía el área de conocimiento que la guía de gestión de proyectos dedicaba a los recursos humanos, destinándola a los recursos en general, sin establecer esta limitación.

Además, destaca una sutil diferencia que se observa ya en la definición de proyecto que aporta. Mientras que en el PMBOK se afirmaba que los proyectos se llevan a cabo con el objeto de producir entregables, la norma dicta que se considera como proyecto a todo conjunto único de procesos que consistan en actividades coordinadas y controladas, con una fecha de inicio y una de finalización, y que se lleven a cabo con un objetivo determinado. Esta evolución supone una significativa evolución que elimina la restricción que el PMBOK introducía al limitar su alcance a productos. No obstante, un análisis más profundo revela que, en la práctica, el hecho de que se especifique que el conjunto de procesos ha de ser único introduce un problema muy similar.

Las diferencias más significativas entre la norma ISO 21500 y el PMBOK

Una de las diferencias más notables entre ambas guías de gestión de proyectos es la incorporación de una nueva materia, los grupos de interés, que aparece tomando entidad propia en la norma europea, mientras que en el PMBOK se limitaba a mencionarse en un epígrafe de gestión de la comunicación del proyecto. Otro aspecto bastante llamativo es el hecho de que en la ISO 21500 no se prevé una planificación de la gestión de riesgos del proyecto, pudiendo leerse entre líneas que ha de llevarse a cabo de forma conjunta a la identificación de riesgos, pero con una falta de explicitud latente que crea dudas acerca de la forma recomendada de gestionar los riesgos cuantitativos. Por último, una curiosidad, mientras que en el PMBOK se reconocían 42 procesos, la normativa europea se limita a registrar 39. De ellos, todos menos seis encuentran su equivalente en su predecesor, algunos han sido fusionados y cuatro se han incorporado por primera vez en la ISO 21500, se trata de los que hablan de la gestión de la comunicación, el control de recursos, la compilación de las lecciones aprendidas de proyecto y la definición de la organización del proyecto.

 

Ebook GRATIS: Etapas de un proyecto

Compartir este blog

Posts Relacionados

ISO 21500: enfoque e inspiración 

VER POST

¿Qué hay que saber de la ISO 21500? 

VER POST

Descubre el certificado ISO 9001 y sus futuros cam... 

VER POST