Project Management

Scrum Manager y Scrum Master, ¿quién es quién?

Los Scrum Manager son participantes clave en organizaciones ágiles. La importancia de su rol radica en lo estratégico de su responsabilidad, que se orienta a la preservación de la calidad del producto, desde la arquitectura de código hasta el usuario final de calidad. Su involucración permite garantizar que el desarrollo cumple con los objetivos planteados a corto y largo plazo. Además, su influencia es determinante al encontrarse  cerca del equipo de desarrollo y actuar como intermediarios, representando los intereses de este área frente a la alta dirección. Esta proximidad con el proceso y el producto protege a los equipos de las distracciones externas, la adopción de patrones o enfoques de trabajo improductivos, la irrupción de funciones cruzadas o la aparición de proyectos secundarios que puedan alejar a los desarrolladores de los objetivos del equipo.  

La función del Scrum Manager

Pese a la similitud de ambos términos, Scrum Master y Scrum Manager no se ocupan de lo mismo en un entorno de  desarrollo. Los Scrum Master son responsables de los proyectos en un equipo ágil y se centran en la optimización del rendimiento, trabajando entre el propietario del producto y el equipo, para asegurar la consistencia de las acciones que se lleven a cabo. A diferencia de esta figura, el Scrum Manager es el encargado de:

  • Crear el equipo, por lo que su labor comienza con la contratación de desarrolladores. Esta tarea lleva mucho tiempo y, si el Scrum Master se ocupase de ella, terminaría distrayendo al desarrollo.
  • Reducir algunos de los efectos de la incorporación a medida que cada nueva persona se integra en el equipo, para permitir que el equipo pueda centrarse de lleno en el producto.
  • Actuar como un socio y mentor, ya que son expertos en los fundamentos de la gestión y por eso deben responsabilizarse de mantener las reuniones que sean precisas con los miembros de los equipos, dar retroalimentación y coaching.
  • En algunos casos, también pueden apoyar la labor del Scrum Master y aportar ideas, código, pruebas y cultura de empresa.

Está claro que, la de Scrum Manager, es una posición de gerencia, por lo que su implicación tendrá mucho que ver con la toma de decisiones estratégicas, especialmente en lo que respecta a la determinación de plazos, para la que habrá de actuar como negociador entre las partes, tratando de lograr un acuerdo. Sin embargo, su aportación más importante al desarrollo es la que tiene que ver con la generación de valor. Desde su experiencia y conocimiento, del medio y del equipo, a través de preguntas e hipótesis, puede conseguir orientar al equipo en la dirección correcta. El planteamiento de antecedentes, la revisión de los principios más importantes el enfoque ágil y su colaboración activa con el Scrum Master lograrán que, sin coartar la autonomía de los profesionales del desarrollo, se resuelvan problemas, se aumente la eficiencia y cada miembro del equipo consiga crecer y aprender.  

 

Ebook GRATIS: Metodología Scrum

Compartir este blog