Project Management

Cómo elegir herramientas Scrum en base a 7 criterios

herramientas scrum

La elección de herramientas Scrum debe tomarse antes de que el proyecto dé inicio. Es preferible tener clara esta decisión, en vez de lanzarse a gestionar una iniciativa con una solución que, más que ayudar a resolverlos, generará nuevos problemas. Tener claras las opciones que existen, tanto gratis como de pago, es tan importante como conocer los criterios a aplicar en la búsqueda de las mejores herramientas Scrum.

Criterios para elegir herramientas Scrum

Agilo for Scrum, Banana Scrum, BLossom.io, Daily-Scrum, Digaboard, EasyBacklog, Eylean, Fire Scrum, Fulcrum, Ice Scrum, Jira o Kunagi son algunas de los cientos de opciones que existen en internet. Pero, para saber cuál de estas herramientas Scrum conviene más a tu proyecto, debes valorar:

- Número de usuarios: muchas opciones son gratuitas para un número reducido de usuarios. Generalmente, cuando se trata de cinco personas o menos, es fácil encontrar buenas opciones online sin ningún coste. Eso sí, hay que tener presente que, en ocasiones, estas alternativas disparan su precio a medida que comienzan a añadirse nuevos usuarios a partir de este grupo inicial.

- Localización del equipo: puede estar formado por miembros de distintas procedencias que trabajan remotamente o tratarse de un grupo de personas que desarrollan su labor en un espacio compartido. Esta configuración infraestructural determinará muchos aspectos de la selección, como los relativos al acceso, la seguridad o los servidores.

- Curva de aprendizaje: hay opciones buenas y las hay muy buenas, pero, en lo que a herramientas Scrum respecta, siempre hay que tener en cuenta las capacidades de los usuarios que interactuarán con ellas. Si la mejor opción tiene una curva de aprendizaje excesivamente grande, igual resulta que la opción número dos es la que más conviene. Al fin y al cabo, se trata de que la solución que se implemente sea usada y si resulta complicada o genera inseguridad, se dejará de lado.

- Escalabilidad: hay que tratar de evitar quedarse estancados en  el pasado, que es lo que puede suceder si la opción elegida es demasiado rígida. La obsolescencia es dañina para la gestión cuando son las herramientas Scrum las que impiden avanzar. Por eso, además de centrarse en las necesidades presentes, hay que pensar en el futuro y no cerrarse ninguna puerta. Las circunstancias pueden cambiar y es preferible optar por la alternativa más adaptable.

- Integración: estamos conectados y, la búsqueda de herramientas Scrum debe permitir que sigamos estándolo. Ser compatible con otros programas y aplicaciones, no presentar problemas de integración al cohesionarse entornos cloud con entornos locales y poder utilizar la solución desde cualquier tipo de dispositivo son aspectos prioritarios para una gestión de proyectos alineada con los requisitos actuales de mercado.

- Funcionalidades: dependiendo del tipo de proyecto habrá que buscar unas u otras características en la herramientas Scrum. Actualizaciones en tiempo real, notificaciones y alertas, buena visibilidad, opciones de personalización.

- Servicio al cliente: chat en vivo, velocidad de respuesta a consultas lanzadas por email y profesionalidad en la atención telefónica son algunos puntos que no está de más comprobar antes de decantarse por un software que se utilizará a lo largo de muchos proyectos.

Compartir este blog

Posts Relacionados

Las 5 etapas en los “Sprints” de un desarrollo Scrum 

VER POST

La metodología Scrumban. Cuándo y por qué utilizarla 

VER POST

Haz que tu empresa sea más eficiente con Scrum 

VER POST