Project Management

Reforzar conceptos con un curso de Project Management

Muchos profesionales dedicados a la gestión de proyectos se matriculan en los cursos de esta área para iniciar su formación. Lo asumen como el punto de partida de un proceso que, por lo general, tardan algunos años en finalizar. En dicho proceso, el curso es apenas el primer escalón de una formación que luego avanza hacia programas académicos especializados, como por ejemplo los MBA y una serie de titulaciones complementarias del área, entre las que se destaca la de Project Manager Profesional del Project Manager Institute. Sin embargo, existe un número de profesionales de la gestión que, tras haber sorteado casi todas estas etapas y después de largos períodos de desempeño laboral, regresan a los cursos formativos. ¿Por qué lo hacen? ¿Qué buscan en ellos?  

 

Curso de Project Manager: ¿desandar el camino?

La principal razón que puede explicar este movimiento en algunos profesionales es la necesidad de actualizarse en su campo. Para nadie es un secreto que la gestión de proyectos es una disciplina que está inmersa en un mundo cada vez más dinámico, ágil y que día tras día exige nuevas competencias. Los conceptos, las estrategias, los métodos de gestión y dirección e incluso los propios mercados caducan con mayor velocidad que antes. Lo único seguro dentro de este marco son los cambios permanentes. Esto es todavía más evidente si tenemos en cuenta la enorme influencia que tienen las nuevas tecnologías en la gestión de proyectos. Los Project Manager de la era digital no sólo deben ser buenos estrategas; también, y sobre todo, tienen que demostrar excelentes competencias como gestores de la información que se genera al interior de los procesos que dirigen. Los cursos formativos, pues, les permiten regresar sobre conceptos que ya han abordado antes, una o varias veces, pero con la ventaja de que ahora se ven desde una perspectiva distinta; otros, en cambio, les resultan completamente nuevos al ser propios del contexto digital y de nuevas tecnologías.  

 

El Project Manager y la actualización de su función

Evidentemente, hay elementos de la gestión de proyectos que se mantienen aun con los avances tecnológicos y la rápida evolución de los procesos. Sin embargo, otras hace tiempo han dejado de ser lo que eran y merecen un atención especial:

  • Herramientas de gestión. Una de las novedades de la era digital es que la dirección de proyectos ya no es exclusivamente presencial. Se puede realizar desde cualquier parte del mundo y sin que esto suponga grandes alteraciones en los procesos. Las herramientas tecnológicas tampoco son únicamente físicas; la virtualidad es un campo que es necesario explorar a fondo.
  • Metodologías. Del mismo modo en que evolucionan las herramientas para la gestión de proyectos, lo hacen las metodologías implementadas. Lo uno va ligado a lo otro, y es preciso actualizarse en ello.
  • Manejo de grupos. Hasta hace poco, la gestión de personal de un proyecto se reducía a delegar y dar órdenes. Ahora esto es impensable en determinados contextos. Los miembros de los equipos son más activos y reclaman climas participativos e inclusivos.
  • Exigencias y estándares. Es preciso conocer, también, cómo han avanzado los estándares internacionales que influyen a la hora de realizar un proyecto, como por ejemplo las normas de certificación internacional (tipo ISO) o incluso las directrices dictadas por organismos especializados en cada terreno. En este caso, hablamos de lo fijado en el examen PMP.

cta_project_managament_bofu__1___1454422943_95366

Compartir este blog

Posts Relacionados

Algunos enfoques para los cursos de Project Manage... 

VER POST

Buscando y formando a Project Managers 

VER POST

Capturando el conocimiento en Project Management 

VER POST