Project Management

¿Cómo preparar el examen PMP?

blog

Para obtener la acreditación PMP del Project Management Institute (PMI) es necesario cumplir con tres requisitos: experiencia en procesos de gestión de proyectos (mínimo 4.50o horas), capacitación formal en Project Management (35 horas) y haber aprobado el examen que el PMI diseña para tal efecto. La experiencia y la formación son relativamente fáciles de acreditar, sobre todo si los candidatos han seguido una misma línea dentro de su proceso formativo. El verdadero reto está en el examen, que es sin duda una prueba de fuego. El PMI no publica estadísticas sobre el número de los suspensos. Sin embargo, según estimaciones de algunos expertos, 1 de cada 3 españoles que se presentan a la prueba no superan el umbral mínimo. Y no les falta razón. Para garantizar la calidad de la prueba y el nivel de la acreditación, que sigue siendo la principal a nivel mundial, el PMI aplica estándares de selección muy elevados. De hecho, el examen está certificado desde el año 2007 por la norma ISO17024 sobre criterios de selección en una organización.

 

Todos estos ingredientes hacen que la prueba para obtener el certificado PMP genere especial interés entre los profesionales del área de gestión de proyectos. Aquí te damos algunos consejos sobre cómo afrontar la prueba:

  1. Consulta varios libros especializados: Los libros que ayudan a preparar el examen tienen, por lo general, preguntas similares a las que aparecen en la prueba del PMI. La idea es consultar uno o dos. Luego, si tienes tiempo suficiente, echa un vistazo a la guía PMBOK@, la cual, pese a no ser material de estudio, es una referencia importante. 
  2. Hazlo directamente en el ordenador: Aunque también puede hacerse en papel, lo más recomendable es que lo hagas en el ordenador. El programa CBT (Computer Based Testing) permite mayor efectividad a la hora de navegar por las preguntas, marcarlas y repasarlas. Además, te libera de lo que supone maniobrar con más de 50 folios sobre la mesa.
  3. Responde el examen en inglés: Hacer el examen en inglés supone una ventaja para los candidatos. Sin embargo, debes recordar que no estás ante una prueba de inglés, y que por tanto puedes solicitar la traducción simultánea al español. Es decir, preguntas en español y respuestas en inglés. Esto te ayudará a hacer una lectura mucho más efectiva.
  4. Emplea la técnica del ‘vaciado de cerebro’: Como recordar fórmulas, estructuras, diagramas y conceptos durante el examen sería una fuga de tiempo significativa, lo mejor es que, horas antes de presentar la prueba, escribas todas aquellas cosas que es necesario recordar. Esto te ayudará a fijarlas en tu memoria y evitarás volver atrás una y otra vez.
  5. El método de la primera pasada: Las preguntas del examen del PMI no están ordenadas por su dificultad. Es decir, al lado de una fácil puede haber dos difíciles, o viceversa. La mejor manera de enfrentar pruebas de este tipo consiste en responder sólo las preguntas de las que estés del todo seguro, mientras que las otras pueden esperar a una segunda revisión. Esto tiene dos ventajas: evitas perder tiempo y ganas en confianza.
  6. Imagina que eres un gestor primerizo: La experiencia es valiosa. Qué duda cabe. Pero a la hora de resolver el examen, valdría la pena no tenerla tan en cuenta. Es decir, céntrate sólo en la información y los casos que se exponen en las preguntas. No apliques tu experiencia si no te lo piden. Imagina que eres un gestor que maneja recursos y presupuestos por primera vez.

Compartir este blog

Posts Relacionados

Certificación PMP: ¿puedes ser el elegido? 

VER POST

Algunas razones para obtener el certificado PMP 

VER POST

Conoce la PMP y otras certificaciones del PMI 

VER POST