Project Management

Cinco herramientas para optimizar la labor de Project Manager

Hasta hace relativamente poco, la gestión de proyectos se llevaba a cabo con planos, gráficos, documentos escritos y otros recursos físicos. La gestión de proyectos no había iniciado aún su relación con las herramientas digitales.  Ahora, sin embargo, es totalmente distinto. De hecho, es casi improbable que cualquier Project Manager no ejecute sus labores apoyado en alguna herramienta de este tipo. El papel ya no es el único instrumento. Pero contrario a los que muchos creen, el tránsito hacia tales recursos no requiere más habilidades que las que tendría un usuario de nuevas tecnologías. La supervisión, el seguimiento, la evaluación y la medición de resultados se realizan en un formato digital que, por lo general, no supone mayores dificultades. El mercado está lleno de múltiples opciones. Incluso, Los especialistas hablan de que, ante tal variedad, en la actualidad existe una herramienta para cada necesidad. Basta con echar un vistazo a las ofertas para confirmarlo. 

Herramientas ideales para la gestión de proyectos

Cualquier Project Manager debe estar a la altura de tales retos. El dominio de recursos de este tipo es, actualmente, una necesidad que reporta numerosos beneficios del mismo modo que el dominio de idiomas o las habilidades sociales. Entra tanta variedad, destacan algunas opciones de herramientas de gestión. Veamos en qué consisten y cuáles son sus usos más extendidos:

1) Ruta Crítica (CPM):

Esta metodología es oportuna para proyectos con tareas independientes o que no estén necesariamente encadenadas. Como característica principal, tiene una línea de tiempo para completar con la información derivada de las acciones. Además de priorizar las tareas, este método facilita la identificación de elementos críticos.

2) Six Sigma:

Fue diseñada por la multinacional Motorola para reducir los riesgos de sus procesos de fabricación y aumentar la calidad de los productos. Su principal referencia son los datos que se derivan de los procesos. Entre sus estrategias de gestión más importantes se destacan el DMAIC (definir, medir, analizar, mejorar y controlar) y el DMADV (definir, medir, analizar, diseñar y verificar).

3) Scrum:

Esta herramienta se emplea para proyectos a corto plazo o cuyas tareas ya hayan sido priorizadas con anterioridad. En el método Scrum, los equipos de trabajo desarrollan sus labores de forma independiente y en un momento posterior se reúnen con el Scrum Máster para evaluar los resultados obtenidos. En función de lo evaluado, la prioridad de las acciones puede cambiar.

4) Agile:

Se trata, posiblemente, de la herramienta más representativa desde que se iniciaron las metodologías ágiles. Como su propio nombre indica, está dirigida a aquellas tareas que requieran agilidad, velocidad y efectividad. La metodología contempla la entrega de resultados parciales o pequeños sprints, lo cual favorece la interactividad entre quienes participan del proceso y la realización de ajustes. Se usa sobre todo para proyectos en los que la comunicación y el control no sean tan rigurosos.

5) Waterfall:

Por el contrario, la herramienta Waterfall plantea la división del proyecto en una serie de fases estáticas, a partir de las cuales realiza un análisis de diseño, requerimientos, pruebas, implementación y mantenimiento. El control en casa fase es mayor, aunque esto puede variar si el alcance del proyecto sufre modificaciones.

 

Compartir este blog

Posts Relacionados

Microsoft Visio Portable y otras herramientas Proj... 

VER POST

Descárgate MS Project gratis y comienza a trabajar... 

VER POST

Pasos y recomendaciones para descargar gratis Micr... 

VER POST