Project Management

5 motivos por los que implementar una metodología de desarrollo ágil

metodologia de desarrollo

La agilidad, la eficacia y la calidad son tres valores fundamentales para cualquiera de las metodologías Ágile. Basta con echar un vistazo a algunas de ellas para darnos cuenta de que en estos tres elementos radica su gran aporte a la gestión de proyectos.

Vivimos en una época en la que la información fluye a gran velocidad y los procesos requieren de un dinamismo mayor. En este sentido, los métodos tradicionales de gestión se han quedado obsoletos y es preciso satisfacer esas necesidades con el empleo de nuevas técnicas y recursos.

Aparte, el concepto de empresa ya no es el que era hasta hace un par de décadas. En la actualidad se imponen métodos de trabajo más colaborativos, ágiles y dinámicos, en los que las jerarquías, sin bien no desaparecen del todo, sí que pasan a un segundo plano. Lo más importante ahora es la satisfacción de los clientes.

 

¿Todavía dudas de si aplicar las metodologías Ágile?

Muchos directivos, sin embargo, se resisten a implementar las metodologías Ágile en sus procesos habituales. Bien por desconocimiento o por mera resistencia al cambio, se aferran a las estructuras jerarquizadas, casi estáticas, en las que la información no fluye a la par que las dinámicas del mercado. ¿Eres uno de ellos?

Ten presente que no sólo es cuestión de agilidad, sino de lo que dicha agilidad conlleva. En este caso, lo más importante es estar a altura del contexto en el que nos movemos. Otras razones por las que deberías emplear las metodologías Ágile son:

1) Cuestan menos:

Esto se logra básicamente por dos razones: la primera, porque al emplearlas se reduce el número de personas involucradas en un proyecto; y la segunda, porque los tiempos de entrega suelen ser más cortos que los de un modelo tradicional, con lo cual se evitan dilaciones y, por ende, el empleo innecesario de recursos.

2) Mejoran la gestión de los cambios:

Son flexibles. Dividen el trabajo en iteraciones y ayudan a supervisar las tareas en cada una de ellas. Cuando sea el caso, permiten implementar cambios o soluciones, tal como ocurre con Kanban, quizá las más flexibles de todas.

3) Aumenta la motivación:

Los modelos tradicionales se basaban en el control desde una única perspectiva, la de un director al que pocas veces se le veía sobre el terreno. Las metodologías Ágile, en cambio, promueven el empoderamiento de los miembros de los equipos, lo cual incide en su nivel de autoestima y motivación.

4) Favorece el compromiso:

La motivación, a su vez, es una causa directa del aumento del compromiso. Quien está motivado se implica mucho más en sus tareas que aquel que no encuentra su lugar en un proyecto. Y como bien sabemos, el compromiso es una garantía de productividad.

5) El producto final se acerca más a lo que el cliente busca:

Finalmente, no podemos dejar de mencionar otra de las grandes aportaciones del modelo Ágile: la intervención permanente del cliente o destinatario del producto, que realiza sus comentarios, consideraciones y correcciones una vez finalice cada una de las iteraciones en las que se divide el proyecto. De esta forma, se garantiza que el producto final corresponda con sus expectativas.

 

Ebook GRATIS: Agile Project Management

Compartir este blog

Posts Relacionados

3 Técnicas Esenciales para la Gestión Ágil de Proy... 

VER POST

Agile metodología: el equipo ganador 

VER POST

Gestiona tus proyectos con la metodología Agile 

VER POST