Project Management

El marco lógico y su aplicación al proyecto

El marco lógico y su aplicación al proyecto

El marco lógico es una de las metodologías de gestión de proyectos que mejores resultados garantizan. Su enfoque, planteado en torno a dos fases, una de análisis y decisión y otra de planificación, es el mejor punto de partida para llevar a cabo la programación de actividades y previsión de recursos. Una de sus principales ventajas es su flexibilidad, que permite adaptarlo a proyectos de todo tipo y emplearlo como herramienta de apoyo para el intercambio de información y actualizaciones entre las distintas partes interesadas de un proyecto. 

 

Marco lógico: principios y aplicación

Llevar a la práctica el marco lógico es sencillo si se conoce bien su funcionamiento y estructura. Una parte esencial de este método de gestión de proyectos son sus tres principios: 1. Claridad: en la información que contiene, que debe facilitar su comprensión y en los datos expuestos, que siempre tiene que ser objetivos y verificables. 2. Participación: el máximo valor se consigue de la aportación conjunta y, por eso, se recomienda involucrar en la creación de la matriz del marco lógico a personas de distintos roles dentro del proyecto. 3. Orientación: el trabajo de planificación se orienta hacia los objetivos, pero sin perder de vista la visión que los inspira. Cuando esta perspectiva está conseguida, el proyecto se puede concretar en resultados y actividades. La matriz del marco lógico ha de reflejar en sus cuatro columnas y sus cuatro filas los tres elementos clave de todo proyecto, que son:

  • Metas y su priorización, como medio de definir el proyecto y su propósito.
  • Entorno, haciendo referencia a los supuesto y su forma de influir en el progreso y resultado del proyecto.
  • Control, que se articula en base a indicadores y necesita de fuentes de verificación para poder optimizar la facultad de seguimiento y evaluación de la consecución de hitos.

Teniendo claros estos conceptos, es posible construir el marco lógico atendiendo a los distintos supuestos, fuentes de verificación, indicadores y lógica de intervención; elemento este último, que se descompone en cuatro partes:

  • Fin global.
  • Propósito.
  • Resultados.
  • Actividades.

 

Marco lógico: pros y contras

Pese a ser una metodología de gestión recomendable incluso para proyectos complejos, el marco lógico cuenta con algunos inconvenientes que se deben valorar a la hora de considerar su aplicación. Entre los más significativos destacan:

  • Falta de detalle.
  • Esfuerzo planificador importante, sobre todo en lo referente a factor tiempo.
  • Dificultad de recogida de datos y posterior compresión de información hasta un formato manejable.
  • Necesidad de colaboración en su elaboración para un resultado preciso.
  • Falta de completitud, si no se acompaña de alguna otra herramienta de planificación y gestión de proyectos.

No obstante, es por sus beneficios por lo que este método cuenta con tantos seguidores, que lo escogen por:

  • Capacidad de contextualización.
  • Facilidad de comprobación de la lógica de proyecto.
  • Simplicidad de presentación de los objetivos y metas.
  • Importante contribución a la detección de inconsistencias y al análisis de problemas.
  • Fomento de la colaboración y mejora de la comunicación y su efectividad.

Compartir este blog

Posts Relacionados

18 “Trucos profesionales” para la identificación d... 

VER POST

5 elementos básicos de los proyectos innovadores 

VER POST

3 Técnicas Esenciales para la Gestión Ágil de Proy... 

VER POST