Project Management

Motivación laboral y autocontrol

¿Qué tienen que ver las habilidades intrapersonales con la motivación laboral? Mucho, casi todo. A pesar de la creciente importancia de la gestión de las habilidades interpersonales, más relacionadas con la empatía y la comunicación; son las capacidades relacionadas con la forma de entenderse y controlarse a uno mismo las que pueden marcar verdaderamente la diferencia en el ambiente de trabajo y en los resultados. Pero ¿se puede actuar sobre la motivación laboral a través del trabajo sobre las habilidades intrapersonales de los demás o es algo que se queda en el ámbito individual?

 

Habilidades intrapersonales y motivación laboral: la visión interior

Daniel Goleman, experto en psicología en las áreas de inteligencia social y emocional, afirma que:

1. La inteligencia intrapersonal favorece la motivación laboral.

2. Las habilidades intrapersonales mejoran la capacidad de autocontrol.

3. Saber dosificar las gratificaciones y minimizar la impulsividad son capacidades que mejoran el desarrollo profesional.

4. El autocontrol emocional es esencial para crecer como persona.

Teniendo esto en cuenta, es obvio que todas las organizaciones buscarán empleados con estas cualidades, ya sea para desempeñar posiciones de responsabilidad, como para ocupar cargos a nivel más de operaciones.

Los individuos con buenas habilidades intrapersonales son reconocidos porque:

  • No pierden la calma en situaciones de estrés.
  • Presentan un comportamiento equilibrado y amable.
  • Son capaces de tomar la iniciativa cuando es necesario.
  • Pueden asumir responsabilidades.
  • Toman riesgos controlados, no actúan condicionados por impulsos.
  • Son persistentes y perseverantes, incluso en situaciones o momentos difíciles.
  • Destacan por su resiliencia y por su capacidad de superación.
  • Son generosos a la hora de perdonar y olvidar.

Se trata, en definitiva, de personas con las que resulta sencillo trabajar, en las que es fácil confiar y con las que la comunicación siempre es fluida y directa. La razón no es que el nivel de inteligencia intrapersonal y emocional está muy relacionado con la motivación laboral.

 

Cómo trabajar las propias habilidades intrapersonales

Una de las principales ventajas de las personas que cuentan con buenas habilidades intrapersonales es su capacidad para estar motivados, una cualidad que, en el ámbito laboral resulta necesaria para lograr mejores resultados e involucrarse con la organización a través de un compromiso a largo plazo.

Con la motivación laboral como objetivo, hay que tener en cuenta que, pese a que muchas personas nacen con estas capacidades, bastantes otras necesitan trabajarlas, bien por la propia voluntad de crecer individualmente, bien por recomendación externa, de alguien con una legítima preocupación por su desarrollo personal.

Para conseguir mejorar las propias habilidades intrapersonales hace falta seguir cuatro pasos:

1. Acceder a la propia vida emocional, comprendiendo que se nutre de una gama de emociones muy variada.

2. Saber diferenciar entre unas y otras, identificando sus principales características y efectos en uno mismo.

3. Poder diferenciar qué sensación predomina en cada momento, cuál es la emoción que aflora ante un estímulo.

4. Detectarlas y actuar en consecuencia, no dejándose llevar por ellas, sino canalizándolas para acercarse a los propios objetivos, guiando el propio comportamiento.

Quienes recorren este camino se ponen en la pista del éxito y, muy pronto, empiezan a notar la mejora en términos de autoconfianza, autoconocimiento y capacidad para controlar las emociones inesperadas como la ira y la frustración.

Las organizaciones que cuentan en sus filas con individuos con inteligencia emocional no tienen problemas relacionados con la motivación laboral de su plantilla. Por eso, entre las acciones a tomar en toda organización no pueden faltar las orientadas a informar a sus empleados de los beneficios de desarrollar este tipo de capacidades. Una forma de comenzar es proponiéndoles que se pregunten acerca de lo que les enfada, lo que les motiva, lo que les frustra o lo que les inspira; sin olvidar que, incluso los perfiles con capacidades más desarrolladas siempre pueden seguir mejorando.

Compartir este blog

Posts Relacionados

El project manager y sus habilidades directivas 

VER POST

¿Cuáles son los principales objetivos del coaching... 

VER POST

Criterios para seleccionar a tu equipo de trabajo ... 

VER POST