Project Management

Desarrollo organizacional: técnicas y conceptos clave

Trabajando el desarrollo organizacional se llega a ampliar el conocimiento y la eficacia de las personas, a la vez que se puede lograr que las cotas de rendimiento se eleven y la resistencia ante los cambios en el seno de la empresa quede minimizada. No obstante, hay que tener en cuenta que no se trata de una acción puntual, sino de un proceso continuo de diagnóstico, planificación de acciones, implementación y evaluación, que debe tener como objetivo la mejora continua de conocimientos y habilidades dentro de la organización, como modo más acertado de optimizar su capacidad para resolver problemas y gestionar los cambios que haya que afrontar. 

Conceptos clave de la teoría de desarrollo organizacional

Al incluir el desarrollo organizacional dentro de la estrategia, se estarán sentando las bases para un futuro de éxito a dos niveles: 1. Clima organizacional: comprende las actitudes y creencias, el comportamiento colectivo y la influencia de cada uno de los miembros de la organización en el entorno. Está muy relacionado con la satisfacción laboral, el nivel de estrés, la calidad del servicio y los resultado y en él influyen de forma determinante y muy positiva el liderazgo de calidad, la comunicación abierta, la gestión participativa, la claridad en el establecimiento de roles y la eficacia en la resolución de conflictos. 2. Cultura organizacional: se compone de las normas, valores y comportamientos profundamente asentados y compartidos por toda la empresa. Algunos de sus elementos básicos son los patrones y normas de comportamientos donde, de forma inconsciente, se ven reflejadas características subjetivas que reflejan los pensamientos e interpretaciones de los miembros. Para reducir los impactos negativos y trabajar en la expansión de todas las actitudes positivas, se puede adoptar un enfoque bastante extendido, que comienza por el diagnóstico y concluye en una evaluación, tras la que el ciclo debería iniciarse de nuevo. Así: a) Diagnóstico: busca identificar problemas que puedan interferir con la eficacia de la organización y evalúa las causas subyacentes. b) Planificación de la acción: tras evaluar su viabilidad, se desarrollan las intervenciones estratégicas para hacer frente a los problemas diagnosticados. c) Intervención: se introducen los cambios, de forma secuenciada y siguiendo el plan. Para obtener buenos resultados, es importante contar con el compromiso de las partes interesadas y no dejar de monitorizar el progreso. d) Evaluación: consiste en hacer una valoración de los esfuerzos de cambio previstos, documentando su impacto en la organización.

Técnicas de desarrollo organizacional

Para lograr el objetivo de desarrollo organizacional se pueden aplicar distintas técnicas. Su elección dependerá del tipo de organización, las metas fijadas, los recursos, el apoyo de la gerencia y la predisposición de todas las partes. Alguna de las que más habitualmente se ponen en práctica son:

  • Encuestas: este método de recogida de información es el más popular y ampliamente utilizado de recopilación de datos. Partiendo del conocimiento adquirido, desde la gerencia se pueden tomar decisiones más acertadas al conocer la realidad acerca de las condiciones de trabajo, la calidad del trabajo, horarios, sueldos y salarios; todo ello enriquecido con la percepción de los empleados ante ello, que aporta una visión extra sobre su actitud y lo que motiva sus hábitos. De esta forma es más sencillo detectar problemas o áreas susceptibles de mejora, evaluar los resultados y encontrar soluciones eficaces que, invariablemente, siempre deberán pasar por las reuniones con las partes interesadas para discutir la información y las propuestas de cambio.
  • Fortalecimiento del equipo: el "team building" es otro método de desarrollo organizacional que está diseñado específicamente para hacer mejoras en la capacidad de los empleados y motivarlos a trabajar juntos. Para su éxito es importante la formación de los miembros de los equipos y el cuidadoso diseño e los grupos de trabajo, que debe siempre buscar mejorar la eficacia de la organización. Cada equipo ha de estar formado por empleados del mismo valor y un supervisor, que guía sin participar. Los resultados de esta técnica van desde una mayor apertura de mente de las personas, hasta la creación del entorno adecuado para permitir a cada individuo expresarse abiertamente ante compañeros y superiores, logrando por supuesto una mayor consistencia y solidez a nivel de equipo, que se nota en el rendimiento.
  • Dirección por objetivos: aunque más que una técnica de desarrollo organizacional se trata de un modelo de gestión (presentado por Peter Drucker hace más de sesenta años), consigue mejorar la consecución de metas, facilitar la evaluación y sentar las bases para una correcta monitorización del rendimiento. Se trata de un sistema en el que gerencia y plantilla identifican de forma conjunta sus objetivos comunes, definen las áreas principales de cada individuo de la responsabilidad en cuanto a los resultados que se esperan de él y utilizan estas medidas como guía para hacer un seguimiento del funcionamiento de la organización, evaluando los beneficios de contribución de cada uno de sus miembros. Este procedimiento no sólo aumenta la precisión del proceso de planificación a nivel de organización, sino que minimiza la brecha entre el empleado y los objetivos corporativos, impulsando su nivel de satisfacción laboral y otorgándole las herramientas adecuadas para saber cómo mejorar su rendimiento y resultados. Además, está probado que, en la práctica, promueve la coordinación y mejora la tasa de resolución de problemas.
  • Procesos de consulta: se aplican para mejorar la eficacia de la organización mediante el tratamiento de los problemas interpersonales, con una orientación siempre enfocada a la formación de la sensibilidad. Bajo esta técnica, el consultor o experto, que debe provenir del exterior de la organización; proporciona al individuo que lo necesita el asesoramiento necesario acerca de las diferentes opciones de resolución de un problema puntual, en base a un diagnóstico. La guía que ofrece ayuda al empleado a percibir, comprender y actuar sobre las circunstancias que se dan en su entorno, contribuyendo a solucionar cada cuestión presente y dotándole de los recursos necesarios para poder hacerlo solo, ya sin su guía, en el futuro.
  • Círculos de calidad: esta técnica propone reuniones grupales de frecuencia semanal en las que discutir los problemas y proponer soluciones para la gestión de la ejecución. Es importante que estos equipos no sean ni muy grandes ni muy pequeños, por lo que la cifra ideal está entre los cinco y los diez participantes.
  • Análisis transaccional: esta herramienta mejora la comprensión de las circunstancias y actitudes de los demás. No sólo es útil para el desarrollo organizacional, sino que tiene diversas aplicaciones en la formación, el asesoramiento, la comunicación interpersonal y la dinámica de grupos. El brain storming (lluvia de ideas), la red de gestión desarrollada por Blake y Mouton o los laboratorios de sensibilidad son algunas técnicas más que pueden emplearse de forma individual o complementando a las anteriormente citadas para impulsar el desarrollo organizacional.

 

Ebook GRATIS: Formación Project Management

Compartir este blog

Posts Relacionados

Cómo redactar tu Project Manager Job Description 

VER POST

¿Qué es un Project Manager y cuál es su principal ... 

VER POST

Organización empresarial: características, tipos y... 

VER POST