Project Management

¿Qué te aporta un máster en dirección y gestión de proyectos?

master en direccion y gestion de proyectos

A la hora de complementar la formación en dirección y gestión de proyectos, las opciones que tenemos a mano son numerosas y de diversa índole. Existen desde los cursos o programas de formación media, hasta los másters o también denominados MBA, que son los programas de mayor prestigio.

Decantarse por una u otra depende de las necesidades y expectativas que tengas y del momento profesional en el que te encuentres.

Por ejemplo, los cursos y los programas de formación media están dirigidos a personas que aún no cuentan con mucha experiencia en el terreno y desean sumar recursos para ello; también para los que quieren profundizar en una temática específica.

En cambio, un máster en dirección y gestión de proyectos constituye una opción para aquellos profesionales que cuenten con amplia experiencia y bagaje y que aspiren a ocupar cargos de dirección y gerencia en un futuro cercano.

 

¿Qué gano al hacer un máster en dirección y gestión de proyectos?

Muchos profesionales del área aún tienen serias dudas sobre si hacer un máster en dirección y gestión de proyectos. Básicamente, les preocupa recuperar la inversión inicial —que casi siempre es alta— y que el título en sí mismo suponga nuevas opciones de competitividad laboral en su campo.

Está claro que tomar la decisión de estudiar un programa de este tipo no constituye una fórmula mágica. Sin embargo, sí que puede aumentar las posibilidades de éxito de cualquier profesional que se dedique a la gestión de proyectos.

Ahora bien, es lógico que te preguntes: ¿cómo aumenta dichas posibilidades? ¿En qué me ayuda estudiar un máster en dirección y gestión de proyectos de cara a mi futuro profesional? Veamos 5 aspectos clave en este sentido:

1) Actualización de conceptos y métodos:

Unas de las primeras cosas que aporta un máster de este tipo es la posibilidad de que nos pongamos al día en temas de gestión y metodología de proyectos, especialmente en lo que tiene que ver con herramientas tecnológicas y digitales. Es decir, nos ayuda a ver cómo marcha esta área en pleno siglo XXI.

2) Diversidad del alumnado:

Al contrario que los cursos especializados, los másters suelen ser genéricos y abarcan distintos aspectos de la gestión. En ese sentido, convocan a profesionales de distintas disciplinas que nos pueden aportar nuevos conocimientos.

3) Posibilidad de hacer nuevos contactos:

Muchos de estos profesionales con los que te cruzarás en un máster pueden ser, a largo o mediano plazo, contactos útiles para tu trayectoria, tanto si pueden abrirte nuevas puertas laborales como si llegan a convertirse en clientes tuyos.

4) Documentación:

Otra ventaja es que nos permiten conocer al detalle los documentos, normas, leyes o códigos relativos a la función de Project Manager que están vigentes en la actualidad. Por ejemplo: la guía PMBOK, que es el libro en el que se incluyen las directrices de la gestión de proyectos según el Project Manager Institute (PMI).

5) Enfoque práctico:

Finalmente, no podemos dejar de mencionar el aspecto práctico de estos programas. Además de la actualización de conceptos y el trabajo teórico, proponen un marco para aplicar los conocimientos adquiridos en un plazo breve.

 

Ya tienes a mano las principales ventajas de hacer un máster en dirección y gestión de proyectos. Ahora la decisión es tuya: ¡empieza ahora!

 

Ebook GRATIS: Formación Project Management

Compartir este blog

Posts Relacionados

Cómo elegir el máster que más te conviene 

VER POST

Comparativa ¿qué me da cada tipo de máster? 

VER POST

Cómo es el funcionamiento del Máster online en Pro... 

VER POST