Project Management

El Método PDCA ¿qué es y para qué puede servirme?

El Método PDCA (Plan, Do, Check, Act), diseñado por el profesor Edward Deming, define un método de control de calidad donde mediante un círculo que parte del Plan, continúa hasta el Desarrollo, sigue hacia el Verificar (Check) y finaliza en el Actuar cierra el ciclo que debe establecerse en el camino hacia la calidad.

La rueda que siempre gira

Esta rueda tiene que girar sin cesar para que la eficacia avance. Si se para, la calidad primero se estanca para luego retroceder. Para que poner en movimiento esa rueda no sea demasiado caro y dificultoso, podemos pensar en hacer girar un ciclo PDCA limitado (con planes a nuestro alcance) para ir incorporando nuevos elementos. Estos nuevos elementos solo pueden incorporarse para aumentar el ciclo PDCA si existe el refuerzo de la formación de tu equipo y la inclusión de todos los datos aportados por la experiencia. La rueda o ciclo PDCA seguirá girando siempre que existan las condiciones adecuadas para que la inercia se mantenga. Para ello será necesario dar a nuestros equipos de trabajo las condiciones de trabajo idóneas basadas en la comunicación fluida, retroalimentación, motivación e incentivos. Cuánto mejores sean estas condiciones, mejor funcionará el ciclo PDCA y más inercia tomará en tu empresa.

  

Las cuatro partes del círculo

  • Planificar. Definir los objetivos y establecer el método para llevarlo a cabo. Debe incluir el estudio de las causas y efectos para prevenir posibles fallos.

Además debe implicar a todas las personas que van a estar comprometidas en el proyecto, ya que sus aportaciones serán muy valiosas, tanto si es personal directivo como si son empleados operativos. La postura de los jefes autoritarios que piensan que ellos están para crear los planes que otros deben cumplir no tiene cabida dentro del método PDCA.

  • Desarrollar. Consiste en llevar a cabo el plan definido anteriormente. Incluye la formación de las personas que deberán llevar a cabo este proyecto.
  • Chequear. Verificar y controlar los resultados de las mejoras planificadas. Si no se ha conseguido habrá que volver de nuevo a planificar.
  • Actuar. Una vez comprobado que las mejoras llevadas a cabo son efectivas, es necesario formalizar la mejora dejando constancia de ello e introduciéndolo en las actividades.

En esta fase es fundamental llevar el plan hasta sus últimas consecuencias y no posponer las acciones que para alcanzar los objetivos. La rueda no se pararía aquí, pues una vez realizadas las mejoras planificadas será necesario seguir actuando sobre otros aspectos de la empresa en los que se necesita conseguir mejores resultados.

Compartir este blog

Posts Relacionados

¿Conoces cuáles son las etapas de un proyecto? 

VER POST

Las claves del éxito en la etapa de iniciación de ... 

VER POST

El arte de controlar la etapa de planificación de ... 

VER POST