Project Management

Como proteger el éxito del proyecto con el método CCPM

blog

La protección del proyecto es una de las claves del método de la cadena crítica y su despliegue se lleva a cabo a tres niveles:

  • Cálculo y posicionamiento de amortiguadores.
  • Planificación.
  • Gestión de la incertidumbre.

Hay que tener en cuenta que, de acuerdo con CCPM, ninguna actividad tendrá un comienzo o final definido. Además, la duración estimada de las actividades se habrá reducido en aproximadamente un 50%, por lo que la mitad de las tareas se completarán antes de tiempo, aunque la otra mitad lo hará más tarde de lo previsto. En un escenario de estas características, la Dirección de Proyecto no puede juzgar la planificación o agenda en base a fechas fijas o plazos de entrega preestablecidos, sino que ha centrarse en valorar de manera objetiva el desarrollo del proyecto en base al consumo que se hace de los buffers, siendo ésa la manera más eficaz de protegerlo.

 

Los distintos tipos de amortiguadores que propone CCPM

Amortiguador de proyecto, de alimentación y de recurso son los tres tipos de buffers que protegerán al proyecto:

  1. El amortiguador de proyecto se insertará para proteger la fecha de entrega del proyecto.
  2. Los amortiguadores de recurso tiene la función de proteger los puntos donde el trabajo cambia de un recurso a otro, a lo largo de la cadena crítica.
  3. Los amortiguadores de alimentación dan protección a la cadena crítica misma, resguardándola de posibles retrasos que pudieran producirse en los caminos no críticos que conducen a ella.

 

A la hora de integrar los amortiguadores en el plan de proyecto hace falta conocer las dependencias y prioridades entre actividades y tareas. Además, debe procederse a una comparación sistemática de los distintos tamaños y localizaciones de los buffers, sobre los que hay que tener claro que:

  • El tamaño de los amortiguadores de alimentación y de proyecto se establecerá en función de las propiedades de la cadena o camino que los alimenten, considerando para ello variables como su longitud, varianza o número de actividades que comprenden.
  • Se debe hacer un seguimiento periódico del consumo que se está haciendo de los buffers en relación con el progreso del proyecto.
  • Si la previsión de consumo de un amortiguador comienza a exceder, se hará necesario desarrollar un plan de aceleración de proyecto.
  • Si se comprueba que el consumo continúa perdiendo alineación con las estimaciones, habrá que proceder a implementar el plan de desarrollo definido.

 

En la práctica, podría ponerse como ejemplo el caso de que se hubiese completado tan solo el 5% de la cadena crítica pero se hubiese alcanzado un consumo del 60% del amortiguador, caso en el que sería necesario tomar acciones. Si, por el contrario se han completado más del 90% de las actividades de la cadena crítica, aunque el consumo del buffer supere el 85% no haría falta tomar medidas.

Compartir este blog

Posts Relacionados

CCPM: etapa de planificación 

VER POST

CCPM: etapa de seguimiento y control 

VER POST

CCPM y la gestión de la incertidumbre 

VER POST