Tendencias & Innovación

Innovación disruptiva en el Mundo Digital

blog

En épocas de Bill Gates o Steve Jobs, ser innovador suponía tener una idea revolucionaria y conseguir capital, más que para desarrollarla, para posicionar el “invento”. Porque el mundo no estaba globalizado y conectado en lo que a comunicación se refiere para conseguir, con poco presupuesto, que algo nuevo se conociera rápidamente traspasando fronteras.

Pero el escenario de la comunicación cambió y ya no hay barreras de ningún tipo para que una idea innovadora se genere en cualquier lugar del mundo y se conozca en horas en (casi) todas partes. El fenómeno Facebook (y de casi todas las redes sociales), el de las APPS’s (WhatsApp, Waze) o el de los Marketplaces como Airbnb dan cuenta de que las posibilidades de construir negocios muy rentables en poco tiempo, depende más de generar una innovación disruptiva, que del capital para poner en marcha el negocio.

Por eso este concepto está siendo estudiado y existen ya propuestas formativas que ayudan a desarrollar la capacidad de pensar disruptivamente para crear valor.

¿Qué se entiende por Innovaciones disruptivas?

Son aquellas innovaciones (en productos o servicios nuevos o existentes) que afectan a un determinado sector de actividad o industria de tal forma, que hacen que éste cambie de manera drástica.

La característica de un producto/servicio disruptivo es aquel que ofrece (primero a un nicho de mercado para luego escalar) una propuesta de valor más simple que las existentes, más económica o más conveniente.

Y ¿dónde radica la clave del éxito de estas innovaciones? Justamente en que nacen pensando en lo que “la gente necesita, quisiera, le gustaría, valoraría” y que aún no están ofreciendo los productos y servicios que están en el mercado. Aparecen para satisfacer una necesidad real de un determinado segmento no satisfecho. Por ejemplo los vuelos Low-Cost que es, como ir en autobús (sin servicio a bordo y limitaciones de equipaje) pero a la velocidad del avión a muy bajo costo.

Innovación disruptivaEstas innovaciones aparecen porque quienes las piensan no parten de una idea de producto o servicio y luego definen quién sería el Público Target. Sino que observan las pequeñas dificultades con las que nos enfrentamos las personas cada día, y desarrollan una solución que nos podría facilitar la vida.

Esta pequeña (gran) diferencia es la que ha hecho millonarios a los creadores de Uber (APP de servicio tipo taxi, que se paga solamente con tarjeta de crédito al registrarse en la web, y al activar el pedido manda al chofer que esté más cerca en cualquier ciudad donde opera) o Airbnb (ofrece alojamiento en casas particulares en más de 190 países).

Por eso se considera que el desarrollo de APPS’s -que vienen a revolucionar la vida cotidiana- es un modelo de negocio que podría crecer fuertemente en los próximo años, dado que por su naturaleza nacen como negocios globales, (se gestan como negocio online /se posicionan por los canales digitales/los usuarios con smarphone en todo el planeta pueden acceder rápidamente).

Lo interesante de este nuevo fenómeno es que da cuenta de que, cuando se piensa un negocio partiendo de la necesidad del consumidor, es decir con el cliente como centro de la idea y la estrategia, el proyecto funciona.

Los jóvenes emprendedores no conciben (no conocen) otra forma de pensar las oportunidades de negocio y están generando verdaderos dolores de cabeza a grandes empresas que han liderado por años determinados sectores de actividad.

Quizá el nuevo desafío de las organizaciones sea generar el clima y las condiciones para que sus empleados se permitan pensar disruptivamente y aporten ideas innovadoras para el porfolio de productos y servicios de la compañía, porque la famosa “propuesta de valor” en la que hay que basar el desarrollo de un modelo de negocio, no tiene múltiples sentidos, sino uno sólo e inequívoco: solucionar un problema o necesidad que tiene mi público target.

  Escrito por Genoveva Purita.

Compartir este blog