Tendencias & Innovación

Identidad Digital: ¿Qué ve la gente cuando te Googlea?

blog

0.-ciudad_2.0_por_stepienybarno_para_la_ciudad_viva

 Es sabido que hoy, la mayoría de las búsquedas, comienzan por Internet y principalmente por Google. Desde cualquier dispositivo las personas “googleamos” para encontrar una dirección, un producto, un servicio, un tutorial, un libro, un consejo, una receta o una persona.

Y al escribir las palabras de búsqueda sabemos que algo vamos a encontrar que nos desasne, nos oriente o nos proporcione información.

Por esto se ha vuelto práctica habitual “buscar personas – Nombres Propios” en Google. Lo hacen los selectores de personal, los que están eligiendo un nuevo proveedor, los que están por cerrar trato con un nuevo cliente o están por contratar los servicios de un profesional.

Hemos hablado en otros post sobre la importancia de tener presencia digital y de cuidar especialmente la imagen profesional. Hemos recomendado planificar qué publicar en las redes sociales y cuándo y cómo interactuar.

Pero aún cuando tengamos bajo control “nuestros perfiles”, lo que no sabemos es que “se dice en Internet de nosotros mismos”; cuándo nuestro “nombre” es mencionado por terceros, aún si nosotros no tenemos ningún perfil activo en internet.

Y aunque quienes no son personajes públicos o no publican contenido, creen que no hay posibilidad de que aparezcan publicaciones o comentarios de terceros citando su nombre, se llevarían una verdadera sorpresa, en la mayoría de los casos, si se googlearan.

Para quienes tienen una cuenta en Google, auditar de vez en cuando lo que otros ven cuando googlean su nombre es simple y puede ayudar, primero a tomar conciencia de que lo que decimos y hacemos nunca es sin consecuencias (buenas o malas), aún cuando esos dichos y acciones no hayan sido registrados por nosotros en el ciberespacio; basta con que un tercero nos mencione, asociados a un relato verdadero o falso, no importa. Lo cierto es que los contenidos de Internet gozan de credibilidad y nosotros no estamos allí para poder defendernos o desmentirlos si eso puede dañar nuestra imagen.

Por esto vale la pena hacer un “chequeo” con  cierta periodicidad dado que hoy la reputación online de cualquier persona cuenta y mucho.

Quienes no tengan cuenta en Google (vale la pena tener un gmail), el camino es googlearse y crear “alarmas” para que nos avise cuando seamos mencionados.

Para quienes sí tienen una cuenta en Google, aquí va la tarea:

1. Iniciar Sesión en Google

2. Hacer click en el ícono de usuario (esquina superior derecha) y luego en “Cuenta” como muestra la imagen de abajo1

3. Ir a”Herramientas de Datos” y abrir2

4. Hacer click en “Tu Presencia en Internet – Opciones de visualización”3

5. Aparecerá vuestro nombre (sino se agrega en Agregar Alertas) y pueden agregarse también las direcciones de mail que utilizamos. Hacer click en el lápiz de “editar”4

6. Y aparecerá lo que otros ven:5

He utilizado para graficar mi propio perfil de Google, y como se observa en la imagen anterior mi nombre aparece citado en publicaciones de terceros.

La herramienta permite visualizar las menciones en Noticias, Blogs, Web, Videos, Libros y Foros de Debate y permite asimismo buscar las menciones específicas por países.

Ya no sólo los famosos o personas públicas están preocupadas por lo que circula asociado a sus “nombres propios” en la red.  Profesionales de toda índole (arquitectos, odontólogos, brokers, abogados, diseñadores, psicólogos, médicos, empleados  o cualquier persona que  esté activa laboralmente,  que venda un producto o preste un servicio) se están enfrentando al impacto que una crítica o comentario negativo en el ciberespacio puede tener sobre su reputación y por ende sobre su credibilidad.

Existen estudios de abogados especializados en gestionar la eliminación de contenido perjudicial. Pero el camino es largo y costoso y según la envergadura del daño, no vale la pena. Para casos menores el camino es contratar profesionales especializados en SEO y Contenidos para, desposicionar los comentarios adversos, contraposicionar para bajar los comentarios negativos del primer puesto y generar mucho contenido de valor para posicionarlo en los primeros 10 resultados de búsqueda.

En cualquier caso, descuidar la imagen digital, no sólo puede perjudicarnos a nivel reputacional, sino que revertir la situación nos costará dinero.

Por eso,  vale la pena prevenir,  revisando periódicamente qué dice Google de mí y generar alertas, no sólo para evitar sorpresas, sino para orientar mejor nuestro comportamiento como ciudadanos y profesionales digitales.

  Escrito por: Genoveva Purita

Compartir este blog