Tendencias & Innovación

Software de aplicación, definición y características

software de aplicación

En la actualidad prácticamente todas las tareas que llevamos a cabo a través de un ordenador las realizamos gracias a la implantación de un software de aplicación. Estos son programas que están diseñados para facilitar este trabajo a los usuarios, principalmente cuando se trata de tareas específicas que requiere un sistema especializado. De forma diaria utilizamos un gran número de aplicaciones en muchos dispositivos, aunque las principales son aquellas relacionadas con la ofimática. Nos referimos a las hojas de cálculo, procesadores de texto o las bases de datos, entre otras. Pero también existen otro tipo de aplicaciones que solemos usarlas de manera habitual aunque están centradas en campos más especializados. De esta forma es como usamos aplicaciones médicas, educativas, musicales o de contabilidad.

 

La importancia del software

Según la funcionalidad que tengan los diferentes software de aplicación podremos clasificarlos en dos tipos de programas. Por un lado nos encontramos con los básicos, donde se incluyen todas las aplicaciones que tengan que ver con el buen desarrollo de los ordenadores y principalmente suelen presentar un aspecto más técnico. Los otros son los denominados de productividad, que se van a centrar en facilitar las tareas a los usuarios que usen su equipo. Suelen ser las aplicaciones más concretas y específicas, ya que cada una de ellas ofrece un servicio exclusivo en los diferentes sectores.

 

Características y clasificación de las aplicaciones

Es evidente que hoy en día existen miles de aplicaciones que utilizamos de forma diaria para poder llevar a cabo nuestras tareas. Al ser tantas los expertos en el sector realizan una clasificación de estos programas dividiéndolos en cuatro categorías distintas y en cada una las aplicaciones presentan sus propias características.

En el primer punto nos encontramos con las aplicaciones de negocios. Aquí uno de los programas más utilizados son los procesadores de palabras. Gracias a ellos podemos escribir textos, borrarlos, revisar la ortografía, hacer cambios en la escritura, modificar el tipo de letra... entre otras muchas cosas. También pertenecen a este grupo las hojas de cálculo, que son procesadores de números para crear plantillas en donde poder realizar fórmulas, hacer operaciones e incluso se pueden incluir textos. Después tenemos las bases de datos, que es una herramienta fundamental para poder tener controlada toda la información que hemos guardado en el ordenador y consultarla rápidamente cuando lo necesitemos. Finalmente la última aplicación de negocios a la que nos vamos a referir son los graficadores, que sirven para crear tablas, gráficas y todo tipo de ilustraciones.

Por otro lado, el siguiente grupo de la clasificación son las aplicaciones personales. Se refieren a todos los programas que utilizamos fuera del ámbito de trabajo. Podemos así tener nuestra propia agenda de direcciones, un blog de notas personal, un calendario para consultar las fechas más relevantes o el correo electrónico para mandar y recibir mensajes.

A las aplicaciones de negocio y personales les siguen las de entretenimiento. En este grupo nos encontraremos todos los programas que sirven para el ocio y la diversión, como es el caso de los videojuegos o los simuladores. Aunque también dentro de este tipo de aplicaciones están las educativas. Finalmente el último grupo al que tenemos que hacer referencia son las aplicaciones de utilería. Estas son aquellas que nos van a ayudar a mejorar el mantenimiento de nuestro ordenador y tenerlo siempre actualizado con las últimas versiones de los programas más técnicos.

Todos los ordenadores que utilizamos en la actualidad están compuestos por el hardware y el software. Mientras que el primero se refiere a la parte física del ordenador, el segundo se centra en la parte lógica de la misma. Por este motivo tenemos que tenerlo en cuenta para incluir estas aplicaciones en nuestro ordenador. En cualquier caso, cada software de aplicación está desarrollado atendiendo a las características principales que tenga un sistema operativo específico, así a la hora de utilizar alguna de estas aplicaciones debemos hacerlo con el sistema adecuado, ya que no todos los software son compatibles.

En definitiva los software de aplicación son los programas que nos ayudan a llevar a cabo diferentes tipos de tareas. Cada uno de ellos está programado para ofrecer sus servicios dentro de un campo o sector más concreto y basándose en los diferentes sistemas informáticos que existen en el mercado.

 

Compartir este blog

Posts Relacionados

Algunas herramientas para la gestión de proyectos ... 

VER POST

Criterios para elegir tu metodología de desarrollo... 

VER POST

Fases de desarrollo de software: los polos opuesto... 

VER POST