Tendencias & Innovación

¿Qué diferencia a los emprendedores sociales?

blog

Emprendedor Social, OBS Blog

Cuando los empresarios sociales dicen que quieren "trabajar ellos mismos fuera del trabajo" no están haciendo una declaración elocuente para que suene bien. Ellos no dicen más que lo que es obvio - que quieren resolver fundamentalmente el problema de que su solución está diseñada para el éxito. Los empresarios comerciales son diferentes. Están tratando de estandarizar un modelo de negocio. Ese modelo podría resolver un problema social - pero si es rentable y no se soluciona el problema, también vale. Como resultado de ello, los emprendedores sociales están más interesados en la comprensión del contexto social, económico, político y cultural de los problemas que están tratando de resolver que los empresarios tradicionales.

Pueden ser más analíticos. Es impensable, por ejemplo, imaginar que un emprendedor social trate la investigación sobre los efectos en la salud del consumo de tabaco de la misma forma en que la industria del tabaco, los analistas del mercado, y los inversores hicieron entre los años 1960 y 70. El emprendedor social busca mantenerse por delante de la curva cuando se trata de abordar los efectos sociales de diversos fenómenos, y para ser honesto académicamente, sobre lo que aprenden de ellos. Es por ello que los emprendedores sociales fueron algunos de los más entusiastas divulgadores de conceptos como la "base de la pirámide" de CK Prahalad, cuya vida comenzó como una investigación académica. Los emprendedores sociales también han sido algunos de los seguidores más fieles del debate académico de entre la talla de Mark Pitt y Jonathan Murdoch respecto a que si las microfinanzas realmente ayudan a reducir la pobreza.

Lo que puede parecer abstracto a un empresario comercial podría tener consecuencias muy prácticas para un emprendedor social. Si Jonathan Murdoch y sus colaboradores tienen razón en sus cálculos, las microfinanzas (en particular, el microcrédito) no beneficia a los pobres en la forma en que debería, y un emprendedor social que trabaja en el área de reducción de la pobreza no puede ver esta herramienta como válida. Es cierto que algunos empresarios comerciales tradicionales también invierten en investigación. Pero sólo para asegurarse de que alguien va a pagar lo suficiente como para hacer que el desarrollo de la solución valga la pena. Lo único que importa es que esté dispuesto a pagar. Por supuesto, en un número razonable de los casos, los beneficios son reales, y esto lleva a que las empresas tradicionales sean sostenibles. Es por eso que algunos han argumentado que al final todas las empresas son o serán "sociales". Además, en muchos casos, las empresas sociales preparan el camino a seguir para las empresas comerciales, estandarizando el modelo conseguido. Por ejemplo, los micro-envases. Hace algunas décadas, sólo las empresas sociales vieron que el envasado al por menor proporcionaba productos al alcance de los pobres.

En África, donde las cadenas de valor de la mayoría de las industrias existentes están fragmentadas, los empresarios luchan por estandarizar los modelos comerciales, ya que no se puede ignorar la mayor parte del problema y centrarse en una más pequeña. A menudo se debe hacer alianzas con el fin de construir una cadena de valor global para atacar un problema, incrustándose en la matriz cultural y social, donde el estado de derecho y los sistemas contractuales y regulatorios son, en muchos países africanos, a menudo rudimentarios. Esto puede hacer que distinguir entre el empresariado social y comercial en África sea un poco más difícil. Pero el punto es que el emprendimiento social es un bloque de fundación vital para cualquier sistema que busca erradicar problemas sociales. Y en lugares como África, en realidad es indispensable.

Compartir este blog