Tendencias & Innovación

Las redes sociales pueden mejorar cómo incorporar al nuevo personal

blog

Recuerde por un momento sus primeras semanas en su puesto de trabajo. Lo más probable es que le tomó un tiempo para entrar en el ritmo de las cosas y sentirse completamente cómodo y productivo. Pensando aún más atrás, una vez que aceptó el trabajo y antes de que se presentara a su primer día, ¿qué tipo de comunicación había entre usted y la gente de su nueva empresa? ¿Le organizó la empresa los pasos a seguir durante la primera semana para que no tuviera problemas en su incorporación? ¿Tuvo la sensación de que iba a hacer buenos amigos con sus compañeros de trabajo? ¿Por qué es importante la forma de incorporar al personal? La entrada de los nuevos empleados es una de los procesos más importantes en una empresa, en donde confluye la participación de los recursos humanos, informática, instalaciones, formación, etc. El proceso está lleno de oportunidades para el fracaso. Es habitual en algunas las empresas en que el personal nuevo no dispone de una dirección de correo electrónico o de ordenador durante dos semanas, o que no tengan lugar para sentarse en su primer día en el trabajo, que no habla con su gerente en el primer mes, que no tiene asignaciones claras para la semana, y muchas más situaciones poco afortunadas.

No es de extrañar que, según el Grupo Aberdeen, el 86% de las nuevas contrataciones deciden quedarse o salir de una empresa en un período de seis meses desde su incorporación, y que un 69% de los nuevos empleados son más propensos a permanecer más de tres años si gozan de una incorporación bien estructurada. Un estudio del grupo informa que el impacto en la productividad de las nuevas contrataciones y transferencias oscila entre el 1% y el 2,5% de los ingresos totales de la empresa. En su libro "Los primeros 90 días", dice Michael Watkins que el punto de equilibrio, donde la nueva contrata añade más valor de lo que han consumido es, en promedio, de 6,2 meses.

Aberdeen también indica que el 89% de las nuevas contrataciones dicen que no tienen el nivel óptimo de conocimientos necesarios para hacer su trabajo. Los medios sociales que se utilizan en privado dentro de las organizaciones pueden beneficiar a los nuevos empleados, cuyas experiencias pueden ser muy positivas para reducir el tiempo en que el trabajador empieza a ser productivo. Podríamos preguntar a cualquier estudiante de universidad que tenga que desplazarse de su domicilio para ello lo que ha hecho para presentarse en su dormitorio el primer día y nos daremos cuenta de que es probable que haya construido una vasta red de Facebook con antelación. No sólo conocer a su compañero de cuarto, sino a amigos de los amigos, descubrir los mejores lugares para pasar el rato, y el plan de tertulias de su primera semana. Esto contrasta con la experiencia propia de un nuevo empleado que, a menudo, acaba de intercambiar algunos correos electrónicos con su futuro superior o contacto en el departamento de recursos humanos de su nueva empresa, desde el momento en que le aceptan la oferta hasta su fecha de incorporación laboral.

Podríamos imaginar formar parte de una comunidad activa, en línea, con otros nuevos empleados - los que ya están en la empresa y los que van a unirse también. En esta comunidad privada, los nuevos empleados se pueden conectar, enviar fotos o videos, hablar de aficiones, obtener consejos y sugerencias de quienes ya han sido recientemente contratados en la empresa, y conectarse con docenas de personas, incluso antes de aparecer el primer día. Saber qué esperar el primer día de trabajo ayuda a reducir la ansiedad y prepara para aprender. Una vez que los nuevos empleados tienen acceso a la comunidad online les dará acceso a las personas que trabajan en el mismo tipo de trabajo o hacer frente a los mismos problemas, no importa dónde se encuentre físicamente.  

Compartir este blog