Tendencias & Innovación

Innovando con American Express

American Express lleva a cabo un proceso interesante llamado social commerce. Con ello, ha logrado la interacción entre los medios de pago y las redes sociales. Durante el 2011 la empresa anunció alianzas estratégicas con Facebook, Foursquare y SCVNGR. En 2012, Twitter acaba de aparecer en escena. En concreto, el fictionless; es decir, la eliminación de la ficción en el ámbito comercial, vinculando la tarjeta de crédito con las cuentas de los usuarios de las redes sociales, lo que permite acceder a promociones y descuentos de los productos de las marcas amigas sin que el vendedor necesite efectuar ninguna campaña en papel. Simplemente se consume, se paga y se recibe el descuento en la tarjeta. Para American Express supone un aumento del uso de su dinero de plástico, ya que se define como el método de pago por defecto. Para las redes sociales, no sólo es una forma de financiación, sino también una forma de mostrar que están en constante cambio e innovación para hacerle la vida más fácil a sus usuarios y, en definitiva, creando valor a la empresa. Entramos en una simbiosis curiosa: la empresa tradicional, con un producto de siempre, que no ha experimentado grandes cambios a lo largo de los años y que se integra en el mundo de las puntocom sin serlo, de la mano de las empresas de moda y más innovadoras del mercado.   American Express está entrando en la madurez del e-commerce. Para los que llevan tiempo metidos en este mundo, no es nada nuevo, sino un añadido en el concepto de “bigger, better, faster, ... more!”. Sin embargo, para todos aquellos que hasta el momento habían despreciado las nuevas tecnologías, supone un reto para ponerse al día en el campo de la innovación. Relacionado con todo lo anterior, American Express está haciendo guiños a las Pequeñas y Medianas Empresas, pues las empresas pueden lograr puntos por el volumen de negocio generado a través de las redes sociales, no para lograr estrategias en sus ventas directas, sino para posicionarse en la mente del consumidor. La simbiosis es buena para todos, crece la imagen de marca mientras que American Express lo hace en sus transacciones. Sin embargo, a pesar de lo atractivo que representa, esta conexión entre empresas, redes sociales y American Express sólo es posible en los Estados Unidos. ¿Será viable este modelo de negocio fuera del mercado americano? Los demás proveedores de tarjeta, ¿se subirán al carro? Es posible que cueste de entender, pero se le augura el éxito.

Compartir este blog