Tendencias & Innovación

El Timeline

Desde que se produjo el lanzamiento de Facebook, en el año 2004, esta red social se ha visto inmersa en diversas transformaciones. Lo que en un principio era sólo una foto como imagen del usuario y una plataforma para intercambiar mensajes, con el tiempo ha pasado a ser un mercado de pleno derecho, donde las distintas marcas pueden interactuar con sus clientes.

 El 30 de marzo fue la fecha en la que se enmarcó el cambio más reciente en la forma en que los negocios se presentan a través del sitio web, ya que Facebook ha cambiado  todas las páginas de marca hacia el nuevo formato Timeline, la “línea de tiempo”. La función de Timeline se puso en marcha a nivel mundial para los usuarios individuales el pasado mes de febrero, de forma opcional y en formato de prueba (aunque irreversible) hasta el 26 de marzo de 2012, lo que ha hecho que muchos de los usuarios de Facebook cambiaran al nuevo formato, aunque sólo fuera para ver cómo era. Sin embargo, con respecto a las empresas y marcas, el cambio ha sido obligatorio. Este nuevo formato, en donde todo pasa menos desapercibido, supone para las empresas, en su página de la marca, una gran oportunidad para mejorar la manera en que se comprometen con sus clientes, pudiendo personalizar la página, añadir o borrar eventos así como otros contenidos de las mismas. El nuevo formato ofrece a las empresas un mayor control sobre cómo se ve y, sobretodo, se siente su página de marca, y lo hace mucho más fácil de compartir, a la vez que permite mostrar un contenido más atractivo para sus seguidores. Esto ha hecho disparar los clicks en los aspectos de la página que se quieren destacar, aumentando con ello los ingresos por publicidad. De hecho, los anuncios de texto suponen actualmente el 75% del valor total de Facebook, lo que a su vez representa un 85% de los ingresos totales obtenidos en 2011. Con la adopción de Timeline por parte de algunas marcas de renombre mundial, tales como Red Bull, Starbucks y Coca-Cola, incluso mucho antes de que se produjera la conversión al nuevo sistema, ya se han dado y hemos podido ver algunos fantásticos ejemplos de cómo puede ser utilizado este nuevo diseño.

 En última instancia, Timeline ofrece una salida distinta para el comercio social con respecto al modelo único que habitualmente usaba Facebook. Esto supone para las marcas abrir la puerta a infinitas posibilidades en cuanto a la forma en cómo se presentan ante sus clientes y los compromisos que asumen con los consumidores en la red. ¿Supone este cambio el empujón que necesitaban las redes sociales para consolidar el comercio a través de sus páginas?

Compartir este blog