Tendencias & Innovación

Tipos de salario: características y ventajas de cada uno

tipos de salario

Tu proyecto de empresa está en marcha, has seleccionado a los equipos de trabajo que estarán a tu lado y te preparas para acordar con ellos las condiciones contractuales. Y es justo en uno de los temas relacionados, el del salario, donde flaqueas; no tienes casi información al respecto y te sientes sin poder de negociación.

No eres el primero ni el último al que le sucede algo así. Sin embargo, eso no significa que acuerdes la primera cantidad que se te venga a la cabeza u otras que, a largo plazo, afecten considerablemente el compromiso de tus trabajadores.

Lo que te proponemos, más bien, es que hagas un repaso por los distintos tipos de salario que existen en el mercado laboral y que a partir de esa información decidas cuál es el que más le conviene a tus colaboradores. De hecho, no tiene por qué ser uno solo; puedes optar por varios en función del cargo o la persona.

 

¿Quieres formarte en RRHH? Haz click aquí para consultar información sobre nuestro Máster en Dirección de Recursos Humanos

 

Conoce los principales tipos de salario del mercado

La palabra salario proviene del latín ‘salarium’, que significa algo así como pago con sal. En el antiguo Egipto, a los trabajadores se les remuneraba con sacos o toneladas de este producto, pues entonces suponía un valor especial al ser útil para conservar las carnes. Era una moneda de cambio, incluso para intercambiar esclavos.

A partir de entonces no sólo se popularizó el uso de la palabra, sino que han surgido tipos de salarios según varios factores, entre ellos:

a) Salario por unidad de obra: es el que se recibe en función de la cantidad de trabajo realizado. No importa el tiempo empleado. Lo importante es que la obra haya finalizado para poder recibir el pago.

b) Salario por unidad de tiempo: en este caso, en cambio, lo que determina el salario es el tiempo empleado durante la realización de una tarea: un día, una semana, un mes, un trimestre, un semestre o incluso un año.

c) Salario mixto: aquel que encuentra una vía intermedia entre el salario por unidad de obra y el salario por unidad de tiempo.

d) Salario nominal: es uno de los salarios más habituales. Se establece en el contrato refrendado por el trabajador y la empresa. Retribuye un cargo o plaza específica. Es el que comúnmente denominamos ‘nómina’.

e) Salario en metálico: es el que se paga con la moneda legal y en vigor del lugar en el que se realiza el trabajo. La persona que lo recibe tiene la facultad de realizar pagos en efectivo o ‘en metálico’. Esta modalidad de salario se ha visto reducida considerablemente en las últimas décadas con el auge de los recursos digitales y el servicio de banca online de las entidades bancarias.

f) Salario en especie: es aquel que se paga con medios o bienes diferentes al dinero. Por ejemplo con ropa, artículos para el hogar, comida, bonos o incluso con bienes inmateriales y servicios como el alojamiento o las clases a domicilio.

 

 

Otro de los tipos de salario que merece la pena tener en cuenta es el salario real, que se refiere a los bienes materiales o inmateriales a los que el trabajador puede acceder tras recibir el pago; es decir, refleja su poder adquisitivo.

 

 

 

 

Compartir este blog

Posts Relacionados

Estudio OBS: Tensiones Salariales en España 

VER POST

Webinar: ¿Cómo nos preparamos para una negociación... 

VER POST

Retribución flexible: ¿salario emocional o sustitu... 

VER POST