Tendencias & Innovación

OBS presenta el informe de "Piratería Digital"

piratería digital

Internet es la única solución para la piratería digital

  • 6 de cada 10 internautas declaran acceder a contenidos ilícitos en Internet
  • 390 millones de descargas ilegales en España durante el último año
  • Se pasa de controlar el almacenamiento, a regular el tráfico
  • La música en streaming sobrepasa en facturación al consumo de discos digitales
  • Las nuevas generaciones no perciben la piratería como un delito, sino como un derecho al libre acceso del arte

En los últimos años, en la medida que la tecnología ha mutado a formas inconcretas y ha abandonado los soportes físicos, con la creación del universo digital virtual, la piratería como fenómeno ha experimentado igualmente, mutaciones considerables.

La evolución tecnológica es lo suficientemente rápida e intensa como para crear nuevas formas de economía, sociedad y cultura surgidas e impulsadas, de forma igualmente veloz, en un universo de redes digitales que conforma, a su vez, una trama de interactuaciones y dependencias casi infinita.

La piratería digital  existe para la industria y para algunos autores, pero no es tal para cientos de millones de usuarios que consideran normal  acceder a contenidos digitales  de forma abierta y gratuita.

Cualquiera de nosotros puede ser un pirata digital sin saberlo, o sin considerarlo. Pero esta evidencia nos obliga a situar los límites del delito, partiendo del lucro activo del usuario y sus consecuencias sobre el sistema económico.

 

Causas de la piratería de contenidos digitales

En primer lugar, muchos usuarios desconocen la carga de mala praxis o de ilegalidad que reside en la compartición de productos pirateados. Este desconocimiento extiende, de una forma totalmente viral, el consumo de estos productos.

Por otro lado, la piratería tiene incuestionables beneficios económicos en sectores como la literatura, la música o el cine. El usuario acepta la piratería como un modo normal de acceder al disfrute de una obra, de forma más barata o gratuita con, pérdidas mínimas de calidad.

Además, la evolución tecnológica no tiene una réplica legal inmediata en cuanto a regulación. Se producen vacíos legales que tardan en ser cubiertos, lo cual se convierte en una oportunidad para la práctica de la piratería, y constituye un negocio con amplios márgenes de beneficio por su bajo coste de producción.

 

La clave de la industria está el en las emisiones en streaming

A día de hoy, encontramos contenidos en Internet que podemos consumir en el mismo interior de la red sólo con disponer de la conectividad adecuada.

Existe una gran migración de los usuarios que hasta ahora consumían los productos mediante descargas, que ahora utilizan los nuevos servicios ubicados en la nube, como sería el caso de Pureplay o Spotify, aplicaciones que han generado una gran aceptación por parte de los usuarios, y se han llegado a convertir en poco tiempo, en los principales competidores de Google o Apple.

Durante el pasado año, los servicios de música en streaming sobrepasaron en facturación al consumo de discos digitales. Mientras empresas como Spotify, Pandora Rhapsody y Youtube  incrementaron un 29% sus usos, la venta de CD descendió un 12’7%, lo que colocó en primer lugar de la facturación a los servicios en línea, según la Recording Industry Association of America (RIAA).

Por ejemplo, a pesar de que la serie de televisión Juego de Tronos bate año tras año el record de  descargas, es una evidencia que los piratas se alejan de estas y prefieren la emisión en streaming  a través de páginas  exclusivas.

En Estados Unidos, el mismo año se calcularon 57’8 millones de visitas a páginas de material pirateado, lo que constituye un 12% del volumen total de streaming. Curiosamente, el 78’5 % de  estas visitas se produjeron des de ordenadores, contradiciendo así la tendencia  de las plataformas móviles.

 

El poder del file sharing

Es importante señalar que, más allá de todas estas razones (traslado a la nube, streaming en lugar de descarga, proliferación de dispositivos móviles, mejora de la conectividad…), un factor muy importante de la extensión de la piratería es el uso de las redes sociales.

El file sharing o compartición de archivos  ha evolucionado hasta el punto que, a día de hoy, se comparten enlaces (link sharing) y contraseñas en lugar de archivos, especialmente  en grupos de redes sociales, quedando la compartición de archivos muy limitada al sector del libro y la revista digital, debido a la existencia de dispositivos de lectura electrónicos y a causa del tránsito de documentos y libros en el mundo académico.

 

La solución a la Piratería Digital

Las campañas de difusión deberían orientarse a los derechos de creación, explicar cuáles son los factores que  fomentan la piratería y orientar el mensaje hacia los efectos sociales, más que hacia los beneficios perdidos por las corporaciones y castigos, porque, de este modo, nadie se va a sentir culpable sino consciente del problema.

Otro frente de la lucha contra la piratería es el compromiso de los proveedores de servicios en Internet, que dominan los accesos a las web que almacenan contenido pirata. La implicación de los OTT (Over The Top Content) es imprescindible para el control del desarrollo y la difusión de estas páginas.

Hay que recordar que un alto porcentaje de los infractores, utilizan motores de búsqueda de estos proveedores para encontrar el material que requieren, en este sentido, en algunos países se ha pactado con los proveedores de Internet a gran nivel, repartir las responsabilidades de la infracción de forma más justa, a la vez que didáctica para los usuarios.

Otro aspecto importante de la lucha contra la piratería reside en el desarrollo tecnológico de la industria de la gestión y protección de datos. En la medida que el impacto de la piratería se ha hecho mayor y sostenido en el tiempo y en función de la evolución hacia el consumo en línea, e control de la conectividad y los accesos se ha hecho más importante. Ya no se trata sólo de controlar el almacenamiento, sino de regular el tráfico.

Es una evidencia que, desde la aparición de Internet, el entorno cultural ha mutado hacia formas de disfrute colectivo de los bienes culturales. Una vez más, insistimos en la necesidad que la industria ofrezca productos a precios razonables y con suficiente capacidad de seducción de los consumidores para que estos no se planteen el esfuerzo de acceder  productos pirata por el simple hecho de que el producto de pago es mejor u ofrece más y exclusivas prestaciones.

En cualquier caso, el dilema descansa entre de los límites de la protección de los derechos de la propiedad intelectual, por un lado, y la esencia del universo Internet entendido como espacio abierto y libre de comunicación. Si, ciertamente, poco se puede hacer  desde el campo de la tecnología o desde la regulación  de la propiedad intelectual para resolver las desigualdades en el acceso y disfrute de los contenidos en ciertas zonas del planeta donde  el desarrollo económico es limitado para  gran parte de la población, no es menos cierto que la reducción dela piratería organizada para por múltiples factores que habrá que poner en concordancia si se quiere solucionar el problema.

 

Conclusiones

El principal error podríamos decir que fue de la industria, quién hasta hace bien poco no orientaba sus fórmulas de distribución en fidelizar al cliente, sino todo lo contario, imponían precios, y plazos sin vincular al usuario.

Todo ello indica, que los distribuidores de contenidos lo tendrán difícil con estas nuevas generaciones que no perciben la piratería como un delito, sino más bien como un derecho al libre acceso o bien como una forma de permanecer al margen de un sistema de cuotas que consideran una imposición injusta.

La generación digital es, también, una generación de gran movilidad que quiere disfrutar  de las cosas  de forma inmediata y en comunidad. El mundo digital es esencialmente dinámico, y la regulación, siempre persigue a los cambios tecnológicos y  además, es un mundo que no conoce fronteras, ni limitaciones de formato o de idioma. Cualquiera puede saltar una frontera a través de un enlace. En este contexto, de establecer un sistema de gobernanza mundial en la distribución de contenidos que contente por igual a corporaciones y usuarios, sea una tarea casi imposible.

Los gobiernos deberán decidir entre preservar las libertades de los usuarios en el entorno digital y su protección como consumidores, o asegurar el funcionamiento de la industria de contenidos y el entorno cultural y de la creación, que genera miles de puestos de trabajo y grandes aportaciones al PIB.

El perfil del consumidor de material pirata ya no es el de un individuo que acumula copias en formatos físicos, sino que ha variado hacia el de un individuo que encuentra en la colectividad los accesos gratuitos a los materiales que desea para consumirlos de forma inmediata.

Cabe igualmente tener en cuenta el papel de las redes sociales en la difusión y extensión de contenidos pirateados. Una vez más, la pertenencia a una colectividad, esta sin demasiadas normas ni convenciones, facilita este acceso.

En referencia a la persecución de la piratería, se hace evidente que  las legislaciones agresivas tienen poco o ningún éxito y que, en todo caso, se trata de crear un nuevo contrato social entre  instituciones, creadores, industria y consumidores que se adapte a las nuevas condiciones impuestas por los avances tecnológicos.

A falta de consenso social en considerar como delito la piratería, se suman las limitaciones tecnológicas en un entorno dinámico y muy veloz, un diseño de los mecanismos de protección legal que resulta insuficiente, la necesidad de garantizar la libertad y la privacidad de los individuos y la poca o nula capacidad de los estados para establecer un frente común para afrontar el problema desde una perspectiva mundial. 

 

 

Solicite el Informe: La Piratería Digital

Compartir este blog

Posts Relacionados

OBS presenta el informe "El Consumo en España 2016" 

VER POST

OBS presenta el informe de "La ética de la corrupc... 

VER POST

OBS presenta el informe de: "Finanzas Personales 2... 

VER POST