Tendencias & Innovación

Máster en Dirección de Empresas: las ventajas para el negocio

master en direccion de empresas

Los graduados europeos en un Máster en Dirección de Empresas son los mejor pagados del mundo, por delante de los americanos e incluso de los australianos. En concreto, según la encuesta de GMAC, “el salario inicial promedio que ingresa en su cuenta uno de estos profesionales especializados tras finalizar sus estudios de MBA está en torno a los 101.000 dólares” (BusinessBecause).

El salario es la principal prueba de lo rentable que es para un profesional el mejorar su cualificación con un Máster en Dirección de Empresas. Pero, además, si se entra a calcular el ROI de una decisión de este tipo, se puede concluir que:

  • Se trata de una inversión rápidamente amortizable, precisamente gracias a estas ventajas salariales.
  • En comparación con las condiciones de un programa MBA en otras geografías, por ejemplo, en cualquier de las Escuelas de Negocios de EE.UU., los programas europeos son una apuesta segura, ya que su duración es de la mitad. Así, mientras que el plan de estudios en Estados Unidos suele extenderse hasta los 24 meses, en España, Italia, Reino Unido, Alemania y el resto de países europeos, puede completarse en un año. Sin duda, un marco de tiempo atractivo para ver el retorno de la inversión.

Pero no sólo es una maniobra rentable para el profesional, sino que también lo es para el negocio. Uno de los motivos es que, contar con un perfil de este nivel en plantilla es una sólida fuente de beneficios para la empresa.

Entre las ventajas para el empleador de contar con un graduado en MBA en plantilla pueden citarse las siguientes:

  • Ese profesional tendrá una mayor capacidad para dirigir, gestionar y motivar al personal.
  • Gracias a los estudios cursados, sus habilidades contribuirán a mejorar los sistemas de gestión de la compañía, sentando las bases para el desarrollo de competencias a nivel de organización.
  • No es preciso esperar a que el profesional complete los estudios de su Máster en Dirección de Empresas para experimentar las ventajas de su contribución a la compañía. Desde el primer momento, podrá aplicar el material del curso a su trabajo entregando resultados sin demora en escenarios reales del negocio.
  • Los titulados en MBA destacan por su capacidad para hacer frente a nuevas situaciones, constituyendo una pieza clave en el futuro del negocio en el entorno cambiante de hoy en día.
  • La red de contactos que el profesional va creando durante su etapa de formación puede terminar convirtiéndose también en parte de la red de la empresa, forjando vínculos sólidos y duraderos.

 

Los beneficios más importantes de contratar a un graduado en el Máster en Dirección de Empresas

Los beneficios personales de un MBA son uno de los aspectos que termina decidiendo a quienes se plantean cursar estos estudios: desde el prestigio profesional, a un mejor salario, mayores posibilidades de ascenso, desarrollo profesional y nuevas oportunidades de carrera.

Sin embargo, muchas veces, son las mismas compañías quienes financian los estudios de alguno de sus ejecutivos con mejor proyección. Esta maniobra, además de mejorar su tasa de retención de empleados y ayudar a potenciar una imagen más atractiva del negocio; conlleva importantes ventajas. Estos beneficios son los derivados de contar con un graduado de MBA en el negocio:

  1. Pensamiento estratégico y resolución de problemas: el Máster en Dirección de Empresas está diseñado como una plataforma no sólo para construir conocimientos, sino también para construir habilidades clave en las áreas de estrategia y soluciones. Los estudiantes adquieren un enfoque de pensamiento holístico que les lleva a analizar críticamente cada circunstancia, a ir hasta el fondo de cada cuestión buscando siempre la contextualización, para asegurar que su organización está funcionando lo mejor que puede. Los profesionales que han obtenido la titulación MBA tiene la capacidad de evaluar cada asunto desde una variedad de ángulos, siempre tratando de comprender los requisitos de cada uno de los principales interesados dentro de la compañía. Su aportación es clave a la hora de gestionar una crisis, como también lo es en lo que respecta al aprovechamiento de oportunidades.
  2. Conexiones de red: uno de los mayores activos de aquellos que estudian una titulación de posgrado es la red a la que tienen acceso. Los vínculos que se crean durante los estudios se mantienen y refuerzan una vez finalizada esa etapa de formación. El valor de estas relaciones no distingue entre quienes han cursado un MBA presencial o quienes han optado por la comodidad de estudiar el Máster en Dirección de Empresas online. De hecho, la red que se construye resulta de gran valor para cualquier negocio, puesto que, en función del vínculo con el graduado MBA, la compañía también tiene acceso a esos contactos.
  3. Grandes líderes: las grandes empresas se diferencian de la competencia por la calidad de su liderazgo. Precisamente, las habilidades de liderazgo son uno de los requisitos prioritarios para muchas empresas en sus procesos de reclutamiento. Los titulados a este nivel, además de haberlas desarrollado durante el periodo de formación, han ganado en confianza y eso se nota en su desempeño y su capacidad para aplicarlas en el día a día. El conocimiento adicional adquirido a través de un programa de MBA y esta confianza pueden ser extremadamente valiosas para muchas empresas que buscan empleados seguros de sí mismos.
  4. Conocimiento actualizado: tanto a nivel teórico, como práctico, quienes estudian un Máster en Dirección de Empresas destacan por la precisión de sus conocimientos y por estar al día de las últimas tendencias y novedades en su sector. Durante el periodo de formación, dado el elevado nivel de exigencia de un MBA, los alumnos adquieren el hábito de investigar y entender el paisaje actual de negocio. No sólo eso, sino que todos los ejercicios y demostraciones de casos prácticos que se llevan a cabo durante los meses de duración del programa les ponen en contacto con la realidad de su profesión, facilitándoles la misión de, llegado el momento, aplicar esas teorías y ejemplos a una situación particular en el trabajo.

¿Pensando en estudiar un MBA? ¿Cuentas con profesionales titulados con un Máster en Dirección de Empresas en plantilla?

 

Compartir este blog

Posts Relacionados

EMBA, la mejor opción para una alta formación 

VER POST

Los líderes eligen los mejores MBA 

VER POST

Competencias laborales: la vida más allá del MBA 

VER POST