Tendencias & Innovación

Estrategia corporativa: valor, finanzas e inversores

estrategia corporativa

La estrategia corporativa ha de permitir al negocio maximizar su generación de ingresos y, al mismo tiempo, crear valor. Si bien, hay que tener en cuenta que, del planteamiento a la práctica, existe una gran diferencia y no siempre se consigue traducir la estrategia corporativa en implementación diaria; algo que en las compañías más eficaces se logra en el 60 por ciento de los casos, pero en el resto sólo en el 6% (McKinsey). 

Por eso, la mejor manera de desarrollar una sólida estrategia de creación de valor que sea aplicable en las operaciones diarias es “adoptar un enfoque holístico que aborde tres áreas importantes del negocio: la estrategia empresarial, las políticas financieras y las interacciones con los inversores” (BGC).

 

Estrategia corporativa y políticas financieras

Pronósticos, estimaciones y análisis what if (simulaciones) pueden ayudar a las empresas que busquen construir una estrategia corporativa con capacidad para impulsar la generación de valor. Estas técnicas les permitirán:

  • Explorar alternativas que puedan llevar al negocio un paso más allá
  • Identificar las decisiones más acertadas sobre aspectos como la asignación de capital y recursos
  • Conocer qué movimientos estratégicos pueden crear más valor apoyando la creación de una ventaja competitiva sostenible
  • Evaluar los usos alternativos del capital

Una buena estrategia financiera debe llevar a los responsables del negocio a diseñar un plan para el uso equilibrado de la equidad, la deuda y el flujo de caja libre. Porque, al fin y al cabo, no se trata de cuestiones independientes o asuntos con entidad propia, sino que están directamente relacionadas con el contenido de la estrategia corporativa global y unidas a su objetivo de generación de valor.

Según un reciente informe de McKinsey,los ejecutivos clasifican a los aspectos financieros como el aporte más importante de sus empresas al desarrollar la estrategia corporativa: el 23 por ciento de todos los encuestados lo sitúan primero, seguido por el desempeño de la cartera general, que lidera el ranking para el 21 por ciento de los participantes en la encuesta”.

 

El papel de los inversores en la estrategia corporativa

Una estrategia corporativa de éxito, un plan que se traduzca directamente en acciones generadoras de valor, debe tener en cuenta a los inversores. Para ello, hay que conocer, por una parte, cuáles son sus expectativas y, por otra, entender cuáles son sus prioridades.

En este punto, los responsables del negocio tendrán que bucear en los datos que les permitan comprender mejor a sus inversores actuales, pero, al mismo tiempo, deberán hacer un esfuerzo por mirar hacia delante y plantearse nuevas posibilidades. En ocasiones, puede suceder que la el cambio que se plantea en la estrategia corporativa requiere el apoyo de nuevos tipos de inversores que, por sus características y experiencia, se encuentran más en línea con la visión de la organización.

Las nuevas herramientas analíticas que permitían minimizar el riesgo de error asociado a cuestiones financieras, también pueden aplicarse a la evaluación de inversores. Así, del mismo modo que un negocio recoge, procesa, analiza y evalúa los datos que puede obtener sobre sus clientes, debería también nutrirse de información accionable acerca de sus inversores, actuales y potenciales.

La selección de fuentes de información, la recolección de métricas, su análisis y segmentación permitirán conocer mejor los diferentes tipos que existen, sus posibilidades y sus prioridades. Datos que permitirán identificar el tipo de inversor más adecuado para la compañía y su estrategia corporativa.

 

Compartir este blog

Posts Relacionados

Cinco pasos para evaluar la estrategia digital de ... 

VER POST

Máster MBA: diferencias de enfoques y especialidades 

VER POST

Dinámicas de trabajo en equipo: estrategias, diseñ... 

VER POST