Tendencias & Innovación

La innovación es una liebre a la que siempre persigue una tortuga

blog

Innovaciones de éxito - blog de tendencias e innovación

Uno de los paradigmas que se da en determinados ámbitos es que para innovar es necesario hacer I+D, y que por tanto hay que invertir (o gastar) ingentes cantidades de dinero para desarrollar los conocimientos, mediante la I+D (la Ciencia), que den lugar a innovaciones de éxito. Este paradigma no siempre es cierto, lo que significa que el hecho de dedicar recursos a I+D no garantiza que luego se desarrollen innovaciones, especialmente si el sistema de transferencia entre la I+D y la innovación no existe, o tiene caminos divergentes.

Esta política de incentivar la I+D especialmente desde el ámbito público que se complementa con una discriminación de la “innovación” al considerarla de “segundo grado” o menos importante supone un error estratégico. Porque la innovación supone la comercialización de productos y servicios, es la rentabilización del conocimiento aplicado y por tanto es la fuente de recursos económicos para continuar desarrollando una determinada I+D.

Ahora bien como decía al principio la innovación no requiere siempre de la I+D. Una empresa, especialmente una pyme puede innovar sin tener un Departamento de I+D; aunque desde p.ej. el punto de vista fiscal no obtendrá el mismo valor en las deducciones fiscales si hace I+D, que si hace innovación. Este aspecto refleja nuevamente la discriminación de la innovación frente la I+D (nuevamente bajo la visión de la Administración Pública). Al respecto se alega que la I+D es más riesgo y por tanto se debe incentivar más que la innovación. Esta afirmación tiene sentido a igualdad de tamaño de empresa y para un determinado volumen de facturación, ya que para una pyme que factura 6 millones de euros una inversión del 3% para innovación suponen 180.000 euros y esta es una cantidad importante si se dedica a un solo proyecto y para una empresa que facture 60 millones supone invertir 1.800.000 euros, e invertir 180.000 euros seria solo el 0.3% de su facturación lo cual ciertamente no es el mismo riesgo.

La innovación además presenta la ventaja que puede desarrollarse en cualquier departamento de la empresa, y casi por todo el mundo. Porque muchas veces la innovación surge como consecuencia de la observación que hacen las personas sobre el trabajo que están realizando, y de esa observación se desarrolla el ingenio y la creatividad para pensar y desarrollar una nueva solución que mejore de forma sustancial el resultado que hasta el momento se estaba obteniendo.

Esta “innovación por observación” se da especialmente en los procesos, y de forma relevante en los procesos de producción. En este terreno se produce una de las situaciones más sorprendentes en la evolución de la innovación (y de las empresas) que es la que se da cuando una empresa decide seguir determinadas visiones económicas y de negocios para dedicarse a la investigación, al diseño y a la comercialización de sus productos dejando en manos de terceros la fabricación de dichos productos. Curiosamente con el tiempo aquellos que fabrican, aprenden sobre el producto y el proceso y, evolucionan innovando sobre el proceso para a medio plazo desarrollar productos mejores con lo que han aprendido al innovar en sus propias instalaciones. Mientras que aquellos que solo diseñaban, si habían dejado de lado el conocimiento del proceso ya no eran capaces de desarrollar mejores innovaciones en los productos.

learning by doingEl aprendizaje haciendo o “learning by doing” es quizás uno de los elementos que mayor incidencia tiene en la innovación. Y su incidencia se produce en muchos aspectos como por ejemplo en el aprendizaje de metodologías de creatividad para la innovación; aquí a menudo lo que se hace es un curso de formación presencial hasta que surge la oportunidad de aplicarlo, lo cual si no es a corto plazo hace que se olvide. Por eso lo mejor, en mi opinión, es hacer la “formación haciendo”, es decir, que el experto en el método lo enseñé y lo apliqué cuando se está realizando un proyecto de innovación. Es en ese momento cuando el aprendizaje, y especialmente la retención de lo aprendido será máxima lo cual es en el fondo lo que debería interesar y no una mera estadística de “cursillos realizados”.

La innovación es una disciplina que presenta relevantes diferencias con otras disciplinas; pero la principal es que obliga a estar pendiente de nuestro entorno y de lo que ocurre. Es una disciplina que no nos permite “dormirnos en los laureles” porque “la tortuga siempre está caminando”.

  Escrito por: Gian-Lluís Ribecini

Compartir este blog