Tendencias & Innovación

Técnicas de scalping, ¿cuál me conviene?

scalping

De un tiempo para acá es normal escuchar la palabra scalping en el plano empresarial. Sabemos que cada vez más y más empresas en España (y en el mundo en general) se suman a ella para encarar oportunidades de negocio a corto plazo. Sin embargo, son pocos los que saben realmente qué significa.

 

 

 

 

Scalping, la mejor opción para negocios a corto plazo

Las proyecciones comerciales no siempre tienen que realizarse a medio o largo plazo. Es necesario que, al mismo tiempo que vislumbramos horizontes lejanos en el tiempo, también seamos capaces de responder a opciones de negocios puntuales. Una de las técnicas más conocidas en este sentido es el scalping.

Se trata de una manera de hacer frente a los modelos tradicionales de financiación de proyectos, que en general plantean plazos largos tanto para la ejecución de los mismos como para el retorno de la inversión inicial.

Además, es especialmente idónea para el escenario comercial actual, donde empiezan a ganar protagonismo los proyectos cortos o con plazos de ejecución y entrega cercanos.

Esto se debe, principalmente, a que las dinámicas comerciales contemporáneas se caracterizan por la alta volatilidad, la agilidad de los procesos, el intercambio inmediato de información y, sobre todo, un interés cada vez más creciente, principalmente entre los pequeños emprendedores, por la financiación a corto plazo.

 

Agilidad y dinamismo, claves del scalping

Que el scalping apueste por los proyectos a corto plazo no quiere decir que no tenga en cuenta la viabilidad y la sostenibilidad de los mismos. De hecho, una de las primeras cosas que realizan los Project Manager interesados en este modelo es analizar los riesgos que conllevan las oportunidades de negocio.

El scalping es, en el fondo, una manera de apalancamiento financiero de los proyectos, con el añadido de que los movimientos empresariales para obtener beneficios deben ser rápidos. Agilidad y dinamismo son, en este caso, sinónimos de rentabilidad.

 

¿Cuáles son las principales clases de scalping?

No hace mucho tiempo que el término escalpear ha sido introducido en la terminología de los negocios y la gestión empresarial. La referencia, como es obvio, se deriva de la técnica del scalping, de la cual podemos distinguir dos modelos claros:

  • Scalping extremo:

Esta modalidad consiste en esperar fuera del mercado durante un período breve y luego dar órdenes para habilitar puntos de compra y venta simultáneas. Lo ideal es que sean unos 10 puntos. Aunque son operaciones bastante arriesgadas, el beneficio es alto si finalmente se materializa la oportunidad de negocio.

  • Scalping como operación diaria:

A diferencia de la técnica anterior, en ésta se sacan al mercado uno o dos puntos. Si bien es una operación menos arriesgada, obliga a que sus responsables lleven un control más riguroso de las opciones de negocio y, cuando estas se materialicen, del capital derivado de las operaciones. Es una técnica que goza de especial acogida entre los emprendedores principiantes, pues les garantiza una manera segura de empezar a operar en un mercado específico.

 

El scalping es especialmente propicio cuando los mercados están revueltos y existen demasiadas opciones de negocio circulando. De tus necesidades como emprendedor o líder de empresa dependerá el tipo de técnica que pongas en marcha.

 

Compartir este blog

Posts Relacionados

Cómo iniciar una ronda de financiación para mi pro... 

VER POST

Asesores financieros: las 3 claves de una buena el... 

VER POST

Métodos de financiación. ¿Cuál es el mejor para mi... 

VER POST