Tendencias & Innovación

SEGUNDA ETAPA DEL DAFO PERSONAL®

blog

Espero que las diez primeras pistas te ayudaran en la identificación del tus puntos débiles, el primer cuadrante de la metodología del DAFO Personal®. Hoy finalizamos esta etapa con un nuevo pack de pistas. Recuerda usarlas de una en una, y sobre todo dedicar a la reflexión el tiempo que se merece cada etapa. Seguimos incrementando las probabilidades de éxito!

  • ¿Me falta algo que los demás tienen?

Para contestar observa tu entorno e identifica si quienes te rodean (colegas, amigos, etc.), poseen conocimientos de los que tú careces. Darte cuenta de ello es una buena manera de  tomar conciencia de tus debilidades.

  • ¿Estoy en forma mentalmente?

Mens sana in corpore sano. Un estado mental sano y fuerte es un factor imprescindible para alcanzar el éxito. Si no es el caso, busca ayuda a través de profesionales, de amigos o de ti mismo pero para resolver un problema se comienza tomando consciencia de su existencia.

  • ¿Estoy en forma físicamente?

Recuerda el mantra: qué tenemos. Te tienes a ti. Y vives en tu cuerpo. ¿Lo tienes bien cuidado?

  • ¿Cómo es mi red de contactos?

Vivimos en un mundo de relaciones y tu red de contactos debe facilitarte el acercamiento a tu objetivo. No esperes a necesitarla para comenzar a tejerla, ¡empieza ya!

  • ¿Tengo flexibilidad horaria/geográfica/familiar…?

Tener demasiada dependencia en estas áreas puede llegar a ser un punto débil porque lograr tu objetivo quizás te implique realizar alguno de estos cambios.

  • ¿Cuál es la experiencia profesional de la que guardo peor recuerdo?

Con seguridad, esta experiencia que poco te gusta recordar hace referencia a algún punto débil que tienes por mejorar. Lo mismo sucede en el ámbito personal.

  • ¿Sé poner los límites entre mi vida profesional y personal?

Una vida en equilibrio implica el hecho de sepamos dar de nosotros lo mejor en cada una de sus áreas. Debido a las fuertes cargas de trabajo a las que estamos sometidos podemos descuidar, en muchas ocasiones, nuestra vida personal. El resultado a la larga siempre es insatisfactorio.

  • ¿En qué aspectos mis competidores me superan claramente?

Debes tener la menta fría a la hora de hacerte esta pregunta y ver con objetividad las fortalezas de tus competidores para que lleguen también a ser parte de las tuyas.

  • ¿Tengo capacidad de delegar?

La confianza en los demás parte de la que tienes en ti mismo. La incapacidad de delegar que se observa al interior de las empresas de manera frecuente por parte de responsables y cargos ejecutivos, entorpece la dinámica de trabajo e interfiere en el resultado final.

  • ¿Soy una persona extrovertida? ¿Me considero sociable?

Si no tienes desarrollada esta capacidad cuentas con una gran debilidad, especialmente si eres emprendedor. Para construir tu red de contactos y para dar a conocer tu proyecto es necesario comunicarte con gente desconocida y hacerlo con desenvoltura.

  • Todos tenemos talento pero no talento para todo.

En ocasiones no resulta fácil poder ver que, sea por lo que sea, no estamos siendo capaces de salir de una situación de bloqueo respecto a nuestro objetivo. En estos casos debemos acudir al consejo de quien nos supera en la habilidad que nos está faltando.

  • ¿Sé tomar riesgos?

Esta es una de las capacidades imprescindibles para el emprendedor pues “quien no apuesta no gana”, como reza el dicho. No hay quien haya logrado el éxito sin arriesgar pero eso sí, midiendo y anticipando sus consecuencias con sabiduría.

  • ¿Utilizo la visión a largo plazo en mi objetivo?

Llegar a la meta es un camino que implica, tiempo, paciencia y perseverancia pues raramente está exento de dificultades. En momentos así, debes sustituir la visión cortoplacista por una a largo plazo que mantenga tu foco puesto en el objetivo final y te aliente a su logro.   OBS Escrito por Lluís Soldevila.

Compartir este blog