Tendencias & Innovación

Primera etapa del DAFO PERSONAL®

blog

Vistos en el anterior post los principios de la metodología del DAFO Personal®, anunciamos que trataría cada unos de los puntos en sus correspondientes post. Empezaremos hoy a tratar los puntos débiles, que son en el ámbito personal aquellos aspectos que hacen peligrar tu objetivo. Si ya has dedicado suficiente tiempo a pensar en ellos frente a una hoja en blanco, te sugiero que leas una a una las siguientes preguntas. No las leas todas de golpe. No las contestes. Simplemente, usa cada una como un disparador de ideas. Aquí van las diez primeras pistas:

  1. ¿Qué puedo mejorar? Puede parecer simple pero esta pregunta encierra un gran valor ya que te enfrenta a tus carencias.
  2. ¿Qué debo evitar? Si no se te viene nada a la mente quizás alguien que te conozca y quiera pueda ofrecerte un buen consejo.
  3. ¿Qué percibe mi jefe/equipo/homólogos como una de mis debilidades? Un cuestionamiento que te revela la perspectiva que tu entorno profesional. Quizás lo hayan expresado de manera explícita a través de una evaluación, una conversación o un conflicto o puedes haberlo notado de manera implícita (gestos, comportamientos, reacciones,...).
  4. ¿Qué percibe mi pareja/amigos/familia como una de mis debilidades? Lo mismo que la pista 3 pero esta vez en el ámbito personal
  5. ¿Qué perciben mis contrincantes/competidores como una de mis debilidades? La nomenclatura de juego que conlleva el término contrincante o competidor es muy certera en este contexto. Si alguna vez has jugado tenis y tu contrincante tenía un mal revés, seguro que lanzabas todas las pelotas en ese sentido, ¿me equivoco? Pues piensa lo que hacen tus competidores contigo.

OBS

  1. ¿Tengo un objetivo claro? “Cualquier viento es bueno cuando no sabemos el rumbo” ya dijo Séneca hace más de 2 mil años. También el conejo de Alicia en el país de las maravillas le recuerda a la niña señalándole el reloj que está perdiendo el tiempo si no sabe dónde se dirige. Si tu respuesta a esta pregunta es negativa tienes una gran debilidad y debes volver a la página XX y definirlo claramente.
  2. ¿Qué factores me alejan de mi objetivo? Aquí piensa únicamente en aquellos que son de plena responsabilidad tuya. Un ejemplo podría ser el hecho de que quieras ser notario pero no tengas la capacidad de concentración.
  3. ¿Soy capaz de financiar mi camino hacia el objetivo? Si la respuesta es negativa, esta claro que el aspecto económico pone en peligro tu camino al objetivo. Intenta detallar este aspecto
  4. ¿Tengo carencias en alguna área relevante? Valora tus aptitudes y comprueba si están alineadas con tu objetivo. Es simple, si quieres ser un campeón de triathlon debes saber nadar muy bien, si quieres desarrollarte comercialmente necesitarás habilidades para hablar en público. Como ya sabes lo que quieres, ahora debes pensar en qué necesitas para conseguirlo y aún no tienes.
  5. ¿Tengo buena imagen/presencia? No se trata de ser guapo, feo, más limpio o más sucio sino de que debes adecuar tu imagen al objetivo que te has propuesto. Una vez tuve un compañero que no lograba entender que su extravagante peinado no encajaba con el perfil de los profesionales que trabajan en consultoría. No es que su look fuera bueno o malo sino que no iba acorde con las políticas de la empresa. Finalmente, esta persona acabó abandonando la compañía.

Escrito por Lluís Soldevila.

Compartir este blog