Tendencias & Innovación

Desconectar en la conexión

blog

DesconectarLlevamos una serie de post hablando primero de la desconexión en vacaciones, y después de cómo conectar de nuevo. Y así, sin darnos casi cuenta, estamos a punto de tener que desconectar pues ¡el próximo post ya será en Diciembre!

Sea cual sea el periodo en el que estamos, debemos ser capaces de realizar pequeñas desconexiones, y no esperar a la gran desconexión. El 56% de los empleados españoles dicen estar disponibles para temas de trabajo mientras están fuera del horario de oficina, y un 57% afirma no importarle atender temas de trabajo durante su tiempo de ocio, según refleja el Randstad Workmonitor de junio de 2015. Lo que en principio nos parece normal debería alarmar por la implicación que tiene en el rendimiento y la motivación de los empleados. Se debe estar al 150% durante el tiempo en la oficina para poder alcanzar los objetivos, pero la desconexión durante el día es necesaria para poder coger fuerzas.

Las personas que son capaces de desconectar de las actividades laborales experimentan niveles más bajos de fatiga y agotamiento. También tienen niveles más altos de emociones positivas y satisfacción que los que permanecen conectados a tareas y cuestiones relacionadas con el trabajo. Así, establecer límites en las comunicaciones de trabajo fuera del trabajo, y por lo tanto con los compañeros después de las horas de disponibilidad y trazar una línea entre el trabajo y la vida familiar no sólo beneficia al trabajador, que volverá a la oficina al día siguiente, relajado y recargado, sino también a su entorno.

DesconectarCuando estamos en ‘modo conexión’ la motivación y el rendimiento son dos conceptos que toman importancia y que están totalmente relacionados. Saberlos gestionar ayuda a mejorar la productividad y los resultados, entendiendo siempre que hacer estar más horas en la oficina al empleado no conlleva mejores resultados. Así, lo que realmente llevará al éxito es saber definir de forma correcta los objetivos en base a los siguientes pasos:

  • Marcar objetivos SMART
  • Dividir los objetivos en subobjetivos
  • Dividir los subobjetivos en tareas atacables
  • Filtrar atendiendo el criterio de criticidad
  • Priorizar para determinar el orden de ejecución
  • Ordenar las tareas en tiempo atendiendo prioridad
  • Trazar un calendario
  • Monitorizar

Por otro lado, todos estos objetivos carecen de sentido si el individuo no es capaz de automotivarse para llegar a alcanzarlos. Poderlo hacer depende de que se crea en la autoeficacia (la capacidad para conseguir los objetivos que nos marcamos), el pensamiento positivo (pensar en color, en que las cosas pasarán), tener focus en los objetivos marcados y en el entorno (que sume y nos empuje). Tener automotivación será una gran ayuda a conseguir el éxito.

Además, es imprescindible hablar de la desconexión durante el año, de forma que los trabajadores sean conscientes de la importancia de dejar de lado el trabajo en su tiempo libre, pasando de pensar que estar disponibles 24/7 para la empresa les beneficia y que vean que dejar de estarlo fuera de la familia afectará directamente su rendimiento, motivación y vida familiar.

  Escrito por Lluís Soldevila.

Compartir este blog