Tendencias & Innovación

DAFO PERSONAL®: Dentro de un año querrás haber empezado hoy

blog

He pensado una y otra vez el título, dudando de si era excesivamente agresivo. Pero no lo es. Es energético y contundente, como debe ser el título del post que pone punto y final a la realización del DAFO Personal®. Hecho el diagnóstico tocará pasar a la acción. Cerremos pues esta etapa con los últimos puntos a analizar. Después del diagnóstico pasaremos al tratamiento. Quizá pienses que no es el momento adecuado. Tendrás razón. Quizá pienses que sí es el momento adecuado. También la tendrás. Y es que nunca parece ser el momento adecuado cuando estamos en el ahora, pero piensa bien cuántas veces has querido tirar el tiempo atrás, habiendo deseado empezar algo en aquel momento en el que creías que no era el momento. ¿Te ha pasado? Pues no dejes que te vuelva a suceder. Identifica las oportunidades y aprovéchalas.

  1. Identifica ineficiencias. No hay que ser muy observador para darse cuenta de que en las empresas las ineficiencias están a la orden del día. Sin ir más lejos, hace poco acudí a un gimnasio para solicitar una información que no me pudieron facilitar en ese momento. La persona que me atendió en la recepción ni corta ni perezosa apuntó mis datos en un post-it para llamarme posteriormente. Me quedé perplejo, ¡con la cantidad de software gratis que existen para hacer seguimiento de estos procedimientos! Seguramente el director de esta cadena de gimnasios estaría encantado en contemplar la posibilidad de contratar servicios de esta naturaleza.
  2. Identifica clientes insatisfechos. Las insatisfacciones en el mercado son, frecuentemente, fuente de oportunidades. Estos clientes están deseosos de cambiar a un proveedor que le ofrezca mejor servicio.
  3. ¿Cuáles son los planes de mi empresa y de qué manera puedo aportar en ellos? Piensa más en lo que tu puedes aportar a tu empresa que en lo que ella te puede dar. Se trata sin duda de un ingrediente de la mentalidad ganadora.
  4. ¿Hay oportunidades internacionales para mi objetivo? No te enfoques únicamente en el mercado nacional, el mundo es muy grande.
  5. Enfócate en los mercados de más rápido crecimiento. Una economía como la brasileña presenta un buen ritmo de crecimiento así que pregúntate qué les puedes exportar, qué productos podrías importar desde allí, etc.
  6. ¿Puedo diversificar? Si lo hago conseguiré minimizar el riesgo y aumentar las probabilidades de éxito.
  7. ¿Puedo ser emprendedor? La única forma de predecir el futuro es inventándolo, por lo tanto, si en tu empresa o entorno no existe la oportunidad que necesitas, créala tú mismo.
  8. ¿Soy un intraprendedor? Puede ser que tengas la iniciativa de poner en marcha un proyecto pero que no encaje con tu perfil ser independiente. Otra manera de hacerlo sin correr riesgos es dentro de tu empresa.
  9. ¿Veo oportunidades donde los demás ven amenazas? Esto denota que ves la vida con una gafas muy especiales. Sin duda algo que te sitúa unos pasos más cerca de tu objetivo
  10. ¿Poseo la motivación suficiente para llevar a cabo mi proyecto? Este elemento es de un peso importantísimo a la hora de emprender pues la motivación y la ilusión son valores intangibles que dotan de fuerza y consistencia cualquier objetivo que te propongas. Es necesario tener la convicción profunda y alta de que es posible conseguirlo.
  11. ¿Poseo la capacidad de asumir riesgos? De todos es sabido que sin riesgo no hay beneficio. Dice el refranero, que si quieres peces, debes mojarte de alguna manera.

Compartir este blog